thumbnail Hola,

El veterano portero es un ejemplo en el vestuario y, aunque el cambio generacional pida paso, pocos profesionales se adaptarían al equipo como él

OPINIÓN | FC BARCELONA

José Manuel Pinto se ha convertido sin duda alguna en el suplente perfecto de Víctor Valdés. Aunque él reconozca que compite cada día por el puesto, todo el mundo parece tener claro cuál es el papel de ambos en la plantilla.

Desde su llegada en 2008 al club azulgrana, el andaluz ha sido un ejemplo de humildad, trabajo y profesionalidad. A pesar de las ganas de competir, supo asumir su rol de secundario en el Barcelona, algo difícil para un profesional, tenga la edad que tenga, pues todos aspiran siempre a jugar.



En su llegada al banquillo, a Pep Guardiola se le ocurrió la genialidad de darle minutos a Pinto en la Copa del Rey, para premiar su compromiso a la vez que descargaba de minutos a Víctor Valdés. La respuesta de Pinto, con más o menos discusión, fue siempre correcta y muy profesional. Uno de sus mejores momentos fue sin duda el famoso penalti que paró a Pel Lluís Martí. Barcelona y Mallorca disputaban la vuelta de las semifinales de Copa del Rey en la isla, con un 2-0 en la ida. Tras un golazo del 'Chory' Castro, el árbitro señaló un penalti que habría igualado la eliminatoria, pero Pinto se encargó de evitarlo.

Además de su trabajo y seriedad dentro del campo, Pinto es uno de los jugadores clave en la plantilla a nivel de vestuario. Su constante buen humor y sus bromas con el grupo le convierten en el perfecto compañero, en un vestuario unido. Además de ello, sus actos solidarios con compañeros, como David Villa y Eric Abidal, y en actos solidarios, le convierten en un gran profesional, imagen sólo dañada por algunos arrebatos que ha sufrido en partidos contra el Real Madrid.

Sin embargo, la edad corre en contra de Pinto, que tiene ya 36 años. Sumado este hecho a los 30 años de Víctor Valdés, el Barcelona se ha planteado ya fichar a un tercer portero joven y darle minutos paulatinamente, decisión a mi parecer errónea, pues ¿cómo encaja Pinto entonces en todo esta trama? El mercado actual no dispone de porteros de garantías que combinen juventud y 'ganas' de asumir un papel secundario, algo lógico en cualquier joven ambicioso. Con todo esto, Pinto sigue perfilándose como el escudero perfecto para la portería culé, almenos hasta que el club decida finalmente echar un órdago por algún nuevo portero 'titular'.

Artículos relacionados