thumbnail Hola,

El conjunto de Marcelo Bielsa no consiguió pasar del empate en un encuentro que dominó "de cabo a rabo"

No consiguió el Athletic de Bilbao el triunfo ayer ante el Hapoel Kiryat en el primer partido de la fase de grupos de la UEFA Europa League, correspondiente al Grupo I. El conjunto israelí consiguió el primer tanto gracias a una afortunada jugada, en la que un disparo de Rochet pegó en la espalda de Lencse, desviando la trayectoria del esférico y colándose en el fondo de las mallas de Gorka Iraizoz.

A continuación, Goal.com te ofrece las cinco claves del empate cosechado por el Athletic en San Mamés:

LA MALA FORTUNA

Corría el minuto 13 de la primera mitad cuando Rochet, en el único acercamiento de los israelís a la meta de Gorka Iraizoz, probaba fortuna desde fuera del área. Su disparo se iba directo al córner, e incluso a saque de banda, pero desgraciadamente el esférico tropezó en la espalda de Lencse y despitó complétamente al guardameta rojiblanco. En total, el Hapoel tuvo dos disparos a puerta en todo el encuentro.

SUSAETA LOGRA EL EMPATE

El extremo nacido en Eibar ya lleva cinco goles en lo que va de temporada y parece que está empezando a asumir el rol que se le lleva pidiendo durante mucho tiempo en San Mamés. Susaeta se echó el equipo a las espaldas y después de realizar una jugada de ensueño por la banda derecha, en la que lamentablemente su disparo se estrelló en ambos palos de la portería, recogió un balón dentro del área en un despiste defensivo del Hapoel para hacer el empate a uno en el minuto 40 de la primera mitad.

BALAS DE FOGUEO

Aritz Aduriz comenzó el encuentro como titular y no consiguió materializar la escasez de ocasiones que tuvo durante su estancia en el terreno de juego. Tan sólo un remate alto de cabeza en el minuto 43 pudo poner en aprietos al meta Amos, pero el balón se fue alto. En la segunda mitad, Marcelo Bielsa sacó de inicio a Fernando Llorente. El ariete de Rincón de Soto se encontró hasta con nueve ocasiones de gol, dos en apenas un minuto de juego, pero sus cabezazos y disparos eran repelidos por el guardameta del Hapoel o se marchaban fuera por muy poco.

CONSTANTES PÉRDIDAS DE TIEMPO DEL HAPOEL

El técnico de los israelís, Gili Landau, ya explicó en rueda de prensa que empatar en San Mamés sería un gran resultado para ellos. A los 13 minutos de partido se encontraron con el 0-1 favorable, en una desafortunada jugada para los rojiblancos. A partir de ahí, las pérdidas de tiempo por parte de los jugadores del Hapoel Kiryat fueron constantes. Tanto fue así que en el minuto 23 de juego, su guardameta, Amos, ya tenía una cartulina amarilla por la demora en los saques de puerta. A falta de cinco minutos para el final, el colegiado se dio cuenta de ello y empezó a amonestar a los israelís, pero ya era demasiado tarde.

LLORENTE VOLVIÓ A PISAR SAN MAMÉS


El ariete de Rincón de Soto regresó a San Mamés después de su periplo al comienzo de la temporada, con su negativa a renovar con el Athletic. Fernando Llorente sustituyó en el descanso a Isma López y fue recibido con división de opiniones, pero recibió más aplausos que pitos por parte del público de 'La Catedral'. Dos minutos tardó el ariete en demostrar sus ganas de jugar con la primera plantilla con una jugada individual que atajó el guardameta Amos y un cabezazo al larguero. En total, Fernando dispuso de nueve ocasiones de gol, pero el balón no quiso entrar. Poco a poco, esos silbidos se fueron callando y los aplausos se hicieron presentes en San Mamés.

Artículos relacionados