thumbnail Hola,

A pesar de la sanción a Conte, siguen siendo el mejor equipo del 'Calcio', sólo secundado por un Inter muy cambiado y la base del Nápoles campeón de Coppa

ANÁLISIS

Cada cierto tiempo es costumbre que en Italia se produzcan algunos acontecimientos que desestabilicen una institución futbolística cada vez menos fiable. Hace apenas seis años el escándalo del Moggigate dejó por los suelos la autoestima del país del calcio, con la Juventus disputando los primeros partidos de su historia en la Serie B gracias a las decisiones apresuradas de la Comisión de Disciplina. Aquella vez, la historia, negativa con ahínco en un primer momento, acabó con la cuarta estrella para Italia en Alemania, los bianconeri ascendiendo a la primera y el Milan, amnistiado, como campeón de Europa.

Como dijo Buffon en la Eurocopa del pasado junio, cuando a un italiano le surge un problema, se crece ante la adversidad y trata de encontrar una solución para salir beneficiado del asunto. Precisamente el equipo del capitán de la selección azzurra forma parte del equipo que más perjudicado ha salido de la sentencia del Calcioscommesse. Durante diez meses, es decir, toda la temporada, Antonio Conte tendrá que ver los partidos del equipo del que es entrenador por la televisión. Tampoco estará en el banquillo Angelo Alessio, su segundo, también condenado. Todo ello después de que el equipo turinés volviera a saborear un título de Scudetto seis años después de aquel que le quitaron. Lo hizo además con holgura, sin perder ni un solo partido y con la sensación de que era sólo el germen de un proyecto a medio plazo que está por explotar.

A pesar de la baja de Conte, la Juventus debería seguir siendo el principal candidato a revalidar el título en la Serie A por un motivo tan simple como evidente: tiene la mejor plantilla de toda Italia. Ya el curso anterior dejó claro que no ganó el campeonato por los titulares, sino que contaba con una profundidad de banquillo envidiable que ahora se ha convertido en abusiva. Del equipo sólo han salido jugadores que no contaban, como Krasić, Grosso, Elia o Borriello, además de la marcha más dolorosa, la del ‘capitano’ Alessandro del Piero. Pero han llegado complementos de alta calidad como son Isla, Asamoah, Giovinco, Pogba y Lúcio, a la espera de la adquisición del delantero centro estrella (que todo apunta a que podría ser Fernando Llorente o Edin Džeko). Todos ellos unidos a los Vidal, Pirlo, Vučinić y Chiellini, no hace sino confirmar su potencial hegemonía.


La sustancial mejora de la Juventus ha venido acompañada por la reducción de calidad de su principal adversario el año pasado, el Milan. Los rossoneri se han quedado sin la mitad de la plantilla y varios de los que han partido eran la base del equipo de Massimiliano Allegri. Seedorf, Inzaghi, Nesta, Gattuso, Ibrahimović, Thiago Silva y Cassano son sólo algunos de los hombres que han abandonado el barco milanista, al que han llegado jugadores con cierto nivel como Montolivo, Pazzini, Traoré o Acerbi, pero que aún están a años luz de las estrellas que se fueron. Algo mejor parecen irle las cosas al Inter, sobre todo en los últimos días, en los que ha confirmado la contratación de tres jugadores: el propio Cassano, Gargano y Álvaro Pereira, que dan un salto cualitativo importante a la estructura de Stramaccioni, que se ha cargado a varios veteranos y sigue sin solucionar el futuro de varios de ellos. Este es el caso de Stanković, Júlio César y Maicon.

El otro candidato a coserse el Scudetto a la camiseta es el Nápoles, venido a menos en las últimas jornadas de la temporada pasada por una plantilla mucho más corta que la actual. Las exigencias serán parecidas, sobre todo teniendo en cuenta que no disputan la Champions, sino la Europa League, aunque ello los obliga a luchar por el título. La marcha de Lavezzi se ha visto bien subsanada con la llegada de Insigne y han complementado el equipo con Behrami, Gamberini y la adquisición definitiva de Goran Pandev. El resto, la base de los campeones de Coppa. El Udinese fue el invitado sorpresa a la Champions League aunque se marchó Alexis Sánchez. Ahora se han ido Asamoah e Isla, pero la regeneración del equipo zebrette es legendaria y estarán siempre arriba, aunque el objetivo será repetir puesto europeo. Ese es el deseo de los dos equipos de Roma. Los giallorossi han vuelto a reforzarse mucho, eligiendo bien qué puestos había que mejorar y la vuelta de Zdeněk Zeman al banquillo ha vuelto a dar esperanzas a una afición harta de fracasos que no verá fútbol europeo en el Olímpico. En cambio, la Lazio sí está disputando la Europa League con el deseo de llegar lo más lejos posible, aunque con la mente siempre puesta en volver a la máxima competición continental.

Zeman vuelve y vuelve el Pescara, uno de los tres ascendidos, posiblemente, el más debilitado por la marcha de jugadores clave como Insigne y Verratti. El Torino regresa con la intención de quedarse y asentarse, con la permanencia de Ogbonna como mejor fichaje. El que quiere algo más es la siempre valiente Sampdoria, que tras salvarse de otro año en el infierno de la Serie B, está donde debía estar con un proyecto muy ilusionante.

La primera jornada comienza con uno de los partidos más atractivos posiblemente del fin de semana calcistico, el Fiorentina – Udinese (sábado, 18:00), en el que los toscanos ponen en liza un equipo muy renovado que ha incluso mejorado el del curso pasado, a pesar de la marcha de jugadores franquicia. Después debutará el campeón en el Juventus – Parma (sábado, 20:45) en una reedición del primer partido de la temporada 2011-12. El nuevo Milan saltará al campo contra la Sampdoria (domingo, 18:00), mientras que el Inter jugará su primer partido en Pescara (domingo, 20:45). Los actuales campeones de Coppa empiezan el curso en Silicia en ese Palermo – Nápoles (domingo, 20:45).

Artículos relacionados