thumbnail Hola,

El Barça de Tito Vilanova conoció su primera derrota, en un encuentro amistoso que sirvió de ensayo para los más jóvenes

 Pilar Suárez
 Análisis | Barcelona
Síguele en

La noche de este lunes, el Camp Nou se destiñó de azulgrana para convertirse en un estadio gris que cobijó un encuentro con poco sabor e intensidad, aunque con la presencia de los más jóvenes que cumplieron su sueño de jugar en el estadio del primer equipo y que sin duda, dieron lo mejor de sí.

En Goal.com analizamos las razones por las que el Barça dejó ir el trofeo rumbo a Italia:

Sin las estrellas y sin Messi

Tito Vilanova decidió dar descanso a los jugadores que habían disputado la primera jornada de la Liga sacando la victoria en el mismo Camp Nou. Además de descanso, el entrenador, como es normal, no quiso arriesgar a sus estrellas a una posible lesión, sobre todo cuando este jueves llegará una de las pruebas más grandes para el Barça y será el encuentro con el Real Madrid por la Supercopa de España.

Aunque la afición esperaba ver a Lionel Messi aunque sea por cinco minutos, el argentino no fue ni siquiera convocado junto con el resto de sus compañeros y es que ha quedado claro que los cracks azulgranas le dan vida al equipo, pero Messi es el alma del juego.

La noche de los más jóvenes

Nueve jugadores del equipo, nunca habían jugado en el Camp Nou. Pudiera parecer fácil, pero jugar fútbol o ser el centro de atención ante poco más de 55 mil personas, no es cualquier cosa y menos cuando eres un joven de 18 años en promedio.

En la primera parte Carles Planas y Javier Espinosa, formaron parte del 11 titular, pero nunca habían puesto un pie en el Camp Nou. En la segunda mitad, llegaron otros siete: Sergio Gomez, Joan Roman, Patric, Lobato, Dongou, Grimaldo e Ilie.

Un gol tempranero

Roberto Soriano anotó en el primer minuto del encuentro, de hecho es el registro más rápido en el que se ha marcado un gol en el Joan Gamper y el mérido es de la Sampdoria. Cuando un gol cae tan rápido, sin duda desestabiliza y aún más cuando los capitanes del equipo están ausentes.

El rostro de Tito Vilanova se desencajó cuando cayó ese gol y es que fue una sorpresa, incluso para los aficionados italianos que no esperaban que su equipo se pusiera adelante del marcador tan pronto.

Un Deulofeu poco generoso

David Villa fue titular y disputó gran parte del encuentro, siendo de los pocos jugadores experimentados del barça que se encontraban en la cancha. El asturiano en la banda izquierda, Ibrahim Afellay haciendo de falso nueve y Gerard Deulofeu parecían ser un buen trío de atacantes, pero no fue así.

'Ibi' se vio poco, aunque sus pases fueron certeros cuando le envió unos buenos centros a Deulofeu quien parecía por momentos, querer abusar de sus grandes cualidades. El joven canterano no dejó de atacar por la banda derecha, pero por momentos se engolosinó demasiado con el balón y con el lucimiento, pasando de un Villa que en más de una ocasión se encontraba acomodado y libre en el frente de la portería esperando un balón para poder rematarlo.

Los italianos jugaron a la defensiva, durante la mayoría del encuentro, defendieron su área hasta con nueve jugadores y esto le complicaba la existencia al Barcelona que tuvo llegadas pero tampoco podía definir.

Un ensayo para el filial que se medirá con el Castilla

Ya decía Tito Vilanova que a él desde pequeño le enseñaron a darle importancia a cualquier encuentro, ya sea oficial o amistoso y el técnico así respondió a este encuentro en el que no se jugaba nada, pero que se podía aprovechar, sobre todo para los chicos del Baby Barça.

Eusebio Sacristán, quien estaba presente en el campo, debió de estar agradecido de ver a gran parte de sus jugadores entrenándose a primer nivel, sobre todo cuando el próximo sábado se enfrentará contra el Real Madrid Castilla en la Liga Adelante.

Artículos relacionados