thumbnail Hola,

La Liga española sigue ‘exportando’ jugadores nacionales pero muchos de los que un día se fueron, volverán. Desde Torres a Arteta, pasando por Zapater, Javi García y hasta Yeste

 José David López
 Análisis | Liga BBVA
Síguele en

La enorme necesidad financiera de los clubes españoles en momentos de poca solvencia monetaria, está agigantando las exportaciones de jugadores españoles al exterior. De tal manera, a expensas de lo que ocurra con algunos casos concretos aún por cerrar, es factible que Cazorla (Arsenal en cuestión de horas) y Borja Valero (Fiorentina ya oficializado) tengan acompañante estas semanas de mercado veraniego. Una dinámica que evita que en la Liga se disfrute de muchos de los grandes jugadores criados en nuestras canteras y que, pese a demostrar lo anhelados que son los jugadores españoles en este momento, no permite rentabilizar nuestro producto más nacional.

Sin embargo, la ‘armada extranjera’ siempre se guarda una última carta, la de regresar a España y a la Liga en un momento determinado de su carrera. Los hay con asuntos pendientes que quieren arreglar en primera persona, mitos comarcales que dejaron una dubitativa sensación que aclarar o jugadores que no tuvieron un paso del todo adecuado en el momento en el que el fútbol español les abrió las puertas que sí han brillado para ellos en el extranjero. Goal.com analiza cinco casos concretos de jugadores españoles que podría acabar volviendo a España en breve y que, por otra parte, muchísimos aficionados celebrarían.

Fernando Torres (Chelsea): Primero fue el fichaje más caro en la historia del Liverpool, pasó a llamarse The Kid y estigmatizó la Premier League con 46 goles (añadiendo todas las competiciones) en su primera campaña en Anfield. Aquél que un día fue ‘Niño’, que se había criado en las calles de Fuenlabrada siendo rojiblanco y que sufrió por colocar al Atlético de Madrid en Primera División tras su decepcionante descenso, había roto estadísticas de todo debutante en suelo inglés. Pero desde entonces, no solo sus números se han reducido sino, lo más preocupante, su sensaciones de grandeza. Psicológicamente afectado tras su marcha al Chelsea como punto clave de su carrera, no ha vuelto a ser el mismo pese a detalles concretos que siguen evidenciando que tiene capacidad y puede volver a explotar. Ha sido campeón de todo pero la competencia Blue será de nuevo letal y, si no encuentra su mejor nivel esta campaña, muy factible sería verlo de regreso en el Calderón a medio plazo (la ficha sería el único problema). ¿Hay algún atlético que se oponga?

FERNANDO TORRES: NI UN ATLÉTICO DESCARTA SU VUELTA

Mikel Arteta (Arsenal): El donostiarra que nunca fue príncipe en su tierra. El mediocentro ha brillado allá por donde ha pasado una vez formado en el estilo y cantera del Barcelona, pues tanto en PSG, Rangers, Everton y ahora Arsenal, ha demostrado tener capacidad de liderazgo, carácter competitivo y un sello inconfundible, el del toque aseado e identidad. Cualidades todas ellas determinantes para que se haya convertido en uno de los mejores en su zona durante los últimos años Premier, aunque siempre tendrá la ‘espina’ de una campaña decepcionante e su tierra. Y es que en 2004 se aventuró a volver a San Sebastián para ayudar a la Real Sociedad en una decisión que apenas tuvo seis meses de vida pues, incómodo y lejos de sus mejores sensaciones, decidió embarcarse en territorio británico nuevamente. Por tanto, tras años de reclamo internacional que jamás le llevaron a su merecido premio, tarde o temprano querrá probar revancha entre los suyos.

ARTETA: UNA CUENTA PENDIENTE CON LA LIGA

Alberto Zapater (Lokomotiv Moscú): No eran lágrimas de decepción, ni de abandono de su hogar, ni siquiera de venganza por no haber podido mantenerse entre los grandes del país con su querido Zaragoza. Era una concatenación de sensaciones amargas que le abrían la puerta de salida por una grave crisis institucional allí donde se crio, aprendió y disfrutó. La despedida del mediocentro más pasional y caracterial del cuadro maño fue un gran golpe para todos en La Romadera, pero él se armó de fuerza y no ha parado de aventurarse a buscar su lugar en el panorama. En apenas tres años, denotando falta de continuidad y proyectos adecuados a su crecimiento, ha pasado por Genoa, Sporting de Lisboa y Lokomotiv de Moscú, siendo su odisea rusa la que más le está aportando como profesional y persona. Un rolde jugador importante en la medular de un club que lucha por todo en su país y con presencia constante en Europa. Un premio correcto y necesario para que la justicia aparezca en la vida del maño que, sin duda un día regresará a su Zaragoza.

ZAPATER: GRANDES SENTIMIENTOS QUE RECUPERAR

Javi García (Benfica): Hace apenas unos meses recibió por vez primera la llamada de la selección española absoluta. Un premio que habla de su gran regularidad, notable crecimiento y liderazgo en un club de primerísimo nivel competitivo como el Benfica. Porque la mala reputación e imagen que se llevó de su paso por España, donde siempre fue un eterno canterano del Real Madrid con ciertas opciones pero sin un papel de futuro, le lastró incluso el año que rindió a buen nivel en Osasuna. Su única salida exterior le aportaría experiencia, madurez incluso continental y carácter pues es uno de los pilares del gigantesco equipo lisboeta y a veces incluso capitán. Fuerte, correoso, sacrificado, equilibrado y tremendamente agresivo para combatir cualquier amenaza en una medular que por fin logró su merecida recompensa. Lo quieren muchos de los clubes importantes del continente pero su vuelta a España será cuestión de tiempo.

JAVI GARCÍA: LIMPIAR UNA IMÁGEN DISTORSIONADA

Fran Yeste (Baniyas-UAE): Un dato claro, más de cien asistencias de gol con la camiseta del Athletic de Bilbao. Porque pese a que la imagen que dejó en la Liga y en San Mamés poco corresponde con el talento dentro del césped (fue protagonista de situaciones criticables para todo profesional en sus tiempos ociosos) y más allá de que su estado de forma por posible desidia siempre fue un arrastre, el enganche zurdo marcó diferencias concretas en sus años como león. Tenía un golpeo terrible, una gran capacidad para levantar a su equipo con carácter y desde luego, para mostrar una excepcional categoría técnica que desde 2010 lleva desplegando en diferentes aventuras en el exilio. Al Wasl (teniendo a Maradona de entrenador unos meses), recuperado por Valverde para Olimpiakos un curso y ahora de regreso a Emiratos Árabes con el Baniyas, uno de los zurdos mágicos de la Liga en los inicios del nuevo siglo, siempre tendría la puerta abierta a su regreso a España (llegó a ser internacional). El Mago de Basauri apura sus opciones.

YESTE: UN DÍA FUE GRANDE EN 'SAN MAMÉS'

Artículos relacionados