thumbnail Hola,

El cuadro blanco se vio superado sin discusión por el equipo lisboeta. La fragilidad defensiva, y la defensa de las jugadas a balón parado, entre las enseñanzas a extraer


 Alberto Piñero
 Análisis | Real Madrid
Síguele en

El Real Madrid jugó este viernes ante el Benfica en un partido que resultó horroroso para sus intereses. Salió goleado de Lisboa, tanto Gonzalo Higuaín como José Callejón se marcharon con dolencias físicas tras dos jugadas fortuitas, y José Mourinho perdió su condición de invicto. ¡Peor imposible! Aunque, como reza el dicho popular, no hay mal que por bien no venga, y bien se sabe que es precisamente de los malos momentos de donde más enseñanzas se pueden sacar. He aquí seis lecciones del partido ante el Benfica:


Demasiada fragilidad defensiva


El Real Madrid tiene a casi todos sus defensas de vacaciones, y tuvo que formar con tres jugadores de la cantera en una composición tampoco muy afortunada. Y es que Juanfran no era lateral, Nacho Fernández tampoco es un lateral izquierdo puro, Iván González no es el central titular del Castilla, y Varane tampoco lo es del primer equipo. Entre los cambios de posiciones y el vértigo intrínseco del Benfica, la línea de retaguardia salió muy señalada de Da Luz. Merecidamente. Y hay que mejorarlo. Pero eso sí, era lo peor que le podía pasar a jugadores no habituales en el primer equipo.


Pésima defensa de las jugadas a balón parado


Muy relacionado con la fragilidad defensiva, tres de los cinco goles llegaron en jugadas a balón parado. Especialmente sangrantes fueron las de los dos primeros tantos. El año pasado fue el mayor punto negro de la temporada, lo que les costó la Supercopa, la Copa del Rey y la Champions League. Si este año el Real Madrid quiere repetir o mejorar los éxitos ya conquistados, la defensa de las jugadas a balón parado tiene que ser mucho más efectiva no sólo de lo que se ha visto en Da Luz, sino de lo que se vio el año pasado.


Di María tiene mucha chispa


Ya se le vio en el partido ante el Oviedo, y ante el Benfica lo ha vuelto a demostrar: Di María está decidido a ser uno de los jugadores más importantes del Real Madrid en esta temporada en ciernes. Ya lo fue en las dos anteriores a excepción del segundo tramo de la pasada campaña debido a las lesiones. Este año, completando la pretemporada entera, el Fideo promete mucho.


Kaká ni está ni se le puede esperar


José Mourinho le puso de titular y le ha defendido por no poder estar centrado plenamente en el capítulo deportivo  al estar planificando su futuro, sin embargo no es la primera vez que Kaká pasa desapercibido, o que ralla por debajo del nivel medio del equipo. Algo que ya fue difícil en Da Luz, pero que el brasileño consiguió. Un día más, el brasileño ha demostrado que no está al nivel suficiente para destacar en el Real Madrid. Y de ahí que lo más lógico sería su salida.


Coentrao y Morata pueden ser más que válidos


El luso regresó antes de tiempo de sus vacaciones y jugó buena parte de la segunda mitad en Da Luz. Rindiendo además a un buen nivel, como había hecho en su etapa en el Benfica y con la selección portuguesa mismamente en esta Eurocopa. No lo ha hecho aún en el Real Madrid, pero ésta podría ser su temporada. Igual que la de Morata. Con ficha del primer equipo, el canterano desmostró mucha hambre y ganas en el rato que tuvo en la segunda mitad.


Las lesiones, amenaza de las plantillas cortas


José Mourinho destacó en rueda de prensa que le gustaría tener una plantilla con veinte jugadores más tres porteros. Nada más y nada menos. Con jugadores polivalentes, el de Setúbal se manejó muy bien la temporada pasada en el Real Madrid, pero las plantillas cortas también tienen un riesgo: las lesiones. En Da Luz tuvieron que ser cambiados tanto Callejón como Higuaín por dolencias físicas, un aviso de lo que puede pasar. La cantera es la solución lógica en estos casos, pero tal y como dejó patente en rueda de prensa, José Mourinho no confía mucho en los canteranos.

Artículos relacionados