thumbnail Hola,

Italia entera se encomienda a las botas de Andrea Pirlo, en quien confían para liderar a la ‘Azzurra’ hasta ganar por segunda vez un torneo que se les resiste desde 1968

No es preciso ser muy original para afirmar que las posibilidades de victoria de Italia esta noche ante España pasan por las botas de Andrea Pirlo. Es tan simple como haber sido testigo de la trayectoria protagonizada por la ‘Azzurra’ en el campeonato y convenir en que cada encuentro no ha sido otra cosa que una lección magistral tras otra impartida por el centrocampista del Juventus. Unas lecciones, por otra parte, que deberían ser obligatorias a cualquier nivel para entender a la perfección cómo funciona este deporte tan imprevisible y bonito llamado fútbol.

Echando un rápido vistazo a lo ya acontecido con el fin de reflexionar acerca de cuáles han sido las claves de cada partido de la selección italiana en la Euro 2012 es casi misión imposible no pararse en la figura de Andrea Pirlo: desde la desarticulación del espectacular medio del campo de la selección española en el primer partido, hasta un perfecto control del timing  del encuentro ante Alemania en la semifinal, pasando por una primera parte inmejorable, gol de falta incluido, ante Croacia en el segundo duelo de la fase de grupos. Conviene no olvidar, además, la delicatesen en forma de penalti al estilo Panenka en la tanda de penaltis ante Inglaterra en cuartos de final. Soberbio; imparable.

Si se destaca la importancia de las botas de Andrea Pirlo de cara a la ’finalísima’, aunque no al mismo nivel, es menester hacer lo propio con la cabeza de Mario Balotelli. Entiéndase ‘cabeza’, claro está, como el habitáculo en el que se mezclan el entramado de disparatadas ideas que recorren el cerebro de ‘Super Mario’ con los brillantes conceptos futbolísticos que también tienen cabida en el mismo. Son estas últimas las que hicieron que el delantero del City fuese capital en la victoria frente a la selección alemana en semifinales. El ariete ya ha demostrado de lo que es capaz, tanto en lo negativo como en lo positivo. Evitar que se fusionen sus ideas más rocambolescas con sus detalles técnicos más exquisitos formando un cortocircuito constataría el hecho de que Balotelli ha ido creciendo a lo largo del campeonato, mostrando una línea ascendente en su juego gracias a sus cada vez más acertadas combinaciones con Antonio Cassano y el ya mencionado Andrea Pirlo, sus mejores socios.

Casi igual de importante que Pirlo, o incluso más, serán los guantes de Gianluigi Buffon. Si bien es cierto que no ha tenido mucho trabajo en esta Euro 2012 más allá de su gran actuación en la tanda de penaltis de cuartos contra Inglaterra, el cancerbero siempre ha jugado un papel imprescindible en los éxitos de su selección. ‘Giggi’ Buffon es un veterano de guerra que jamás se esconde en los momentos en los que se decide todo. Un seguro de vida solo comparable a Iker Casillas en España. Ambos han sido los principales artífices de que sus respectivas selecciones lleguen invictas a la final de esta noche.

No obstante, y para finalizar, se debe volver al origen: las mágicas botas del dorsal 21 de Italia y todo lo que de sus pies pueda salir. Cessare Prandelli conoce perfectamente esta circunstancia y le dará al centrocampista la libertad de organizar el juego de los suyos como quiera, como solo sabe él. Un país entero llevará en volandas al timonel de Italia. Un país ansioso de olvidar los problemas económicos que sufre, un país ávido de una victoria que les aleje de los ruidosos escándalos de amaños de partidos, un país que siempre sintió orgullo de sus futbolistas y que siempre acudió a la batalla confiando en sus posibilidades, sin importar la cantidad y la gravedad de los contenciosos que la rodearan.

Cuando se trata de honor y prestigio la ‘Azzurra’ compite, a veces ganando, otras perdiendo, pero siempre dando la cara. Por ello, todo un país grita desde sus adentros un alarido de esperanza que ya retumba en Kiev: A sus pies, Andrea Pirlo.

Artículos relacionados