thumbnail Hola,

Muchos han sido los jugadores que han tenido que mostrar su mejor versión cuando ya parecía que nunca volverían a rendir a un gran nivel

El mudo del fútbol tiene la fea costumbre de enterrar futbolistas bajo la excusa de una frágil memoria que le hace un flaco favor a un deporte en el que el pasado y el presente siempre deben estar unidos para demostrar que siempre ha habido un antes, hay un ahora y habrá un después.

Jugadores como Raúl González Blanco o Zinedine Zidane sufrieron en sus carnes la crítica desmedida y la falta de respeto. Pocos respetaron sus trayectorias y muchos fueron los que olvidaron el nombre y los hechos para dar rienda suelta a las valoraciones más hirientes y los calificativos más inoportunos.

En Goal.com hemos decidido recopilar, en un especial, a cino jugadores que tuvieron que silenciar muchas bocas para pasar de la tumba al estrellato cuando casi nadie creía en ellos.

Aquí tienes nuestro TOP 5:
oan Verdú

RAÚL GONZÁLEZ - SEGUNDA JUVENTUD EN ALEMANIA


Primero fue la Selección Española y luego el Real Madrid. Raúl González Blanco cerraba dos puertas que él mismo había abierto a base de trabajo, sacrificio y entrega. Con menos talento que muchos cracks, pero con más amor por el fútbol que cualquiera, el eterno Siete registraba, temporada tras temporada, números inolvidables. Pese a todo, los ciclos se agotan y el suyo en el Santiago Bernabéu llegó a su fin coincidiendo con la llegada de José Mourinho.

Raúl se marchó en busca de una nueva aventura. Su destino fue Alemania, país en el que le abrieron los brazos para formar parte del Schalke 04. Muchos dijeron que el rendimiento del delantero español sería bastante pobre, ya que, según ellos, no podía dar más en el fútbol de primer nivel. Aún así, el orgullo pudo más que el tiempo y Raúl firmó una notable trayectoria. Resucitó, cerro muchas bocas y demostró que la única realidad en el Deporte Rey es la del día a día.

FERNANDO TORRES - ESPAÑA LE DEVUELVE LA SONRISA


Cambió la historia del fútbol español con aquel gol ante Alemania en la Eurocopa de 2008. Años después, protagonizó uno de los traspasos más caros que se recuerdan, cambiando Liverpool por Chelsea. Pese a todo, los problemas físicos y la falta de minutos/confianza nos impidieron ver la mejor versión de Fernando Torres. Los más críticos dicen que vive del tanto que anotó en Viena. Otros se limitan a decir que es un futbolista sobrevalorado.

Sin embargo, la Eurocopa de 2012 está sirviendo para enterrar valoraciones atrevidas y críticas desmesuradas. Contra Italia jugó unos minutos y modificó la imagen de un equipo que pasó de tocar sin profundidad a atacar con alegría. Generó ocasiones y sólo le faltó suerte para materializarlas. Días después, ante Irlanda, marcó dos goles, silenció a muchos y demostró que la frágil memoria existente en el mundo del fútbol no podrá con él.

ZINEDINE ZIDANE - MAGIA HASTA EL ÚLTIMO SEGUNDO


La elegancia convertida en fútbol. Zinedine Zidane marcó a toda una generación con su juego pausado, los controles imposibles y una espectacular capacidad para crear, desordenar y leer cada partido. Humilde dentro y fuera del campo, valía la pena pagar el precio de una entrada por verlo a él. Un talento infinito y una plasticidad maravillosa eran sus cartas de visita ante cada encuentro.

Siempre honesto, decidió que 2006 debía ser el año de su retirada. Muchos pensaron que se dejaría llevar en los últimos meses. Que sería un alma en pena, vagando sin rumbo por los campos de España y Europa. Pese a todo, Zidane demostró su profesionalidad hasta el último minuto. Realizó una más que aceptable temporada con el Real Madrid y brilló con luz propia en un Mundial en el que quedó subcampeón. Torneo espectacular y un gol de panenka en la gran final para decir adiós por la puerta grande. Resucitó y se despidió sin agonizar. Así son los más grandes.

DIEGO RIBAS - EN EL CALDERÓN EXPLOTÓ SU TALENTO


Muchos pusieron el grito en el cielo cuando se anunció su fichaje por el Atlético de Madrid. Llevaba varios años sin ofrecer un gran nivel y parecía que llegaba al Vicente Calderón para dar su último paso en el fútbol europeo antes de regresar a Brasil para protagonizar el retiro dorado, al igual que jugadores de la talla de Luis Fabiano o Ronaldinho.

Sin embargo, Diego Ribas decidió aprovechar la oportunidad y calló muchas bocas. Brillante a lo largo de la temporada, mostró su mejor versión en la final de la Europa League y se ganó la etiqueta de ídolo para una afición que echaba de menos la figura de un enganche desequlibrante, capaz de dibujar entre líneas y desequilibrar por la banda. La pregunta es: ¿Mantendrá la regularidad o se conformará con lo ofrecido?

ANDRIY SHEVCHENKO - EL GOL NO TIENE EDAD


Es uno de los casos más emotivos. El Siglo XXI arrancó con el nombre de Shevchenko derribando todas las puertas. Velocidad, remate y un desequilibrio importante para convertirse en uno de los mejores delanteros de Europa. Su nombre era sinónimo de espectáculo. El gran error fue cambiar la filosofía del Milan por el dinero del Chelsea. En Inglaterra apagó su luz y dejó su nivel a años luz de lo que fue en San Siro.

Con el paso de los años, aquel hombre que deslumbró al mundo entero acabó convirtiéndose en un ariete sin suerte, castigado por las lesiones y la falta de continuidad. Una vez superada la treintena, regresó a Ucrania para jugar en el Dinamo Kyev. Muchos pensaron que volvía a su país para poner punto y final a su carrera con la intención de hacer el menor ruido posible. Pero la realidad es que Shevchenko, desde la sombra y el silencio, se ha preparado a conciencia para la Eurocopa más especial. Desde el minuto uno del torneo, el ex de Chelsea y Milan ha recuperado viejas virtudes y ha mantendo una que nunca se fue: El gol. Estrella absoluta de Ucrania y uno de los máximos goleadores de la fase de grupos, ha resucitado para hacer historia y dejar claro que el fútbol no tiene edad.

Sigue a Quillo Barrios en Follow adrianboullosa on Twitter

Artículos relacionados