thumbnail Hola,

Polonia no pudo llenar las expectativas de sus aficionados a pesar de un dominio aparente en la primera parte del partido contra Grecia

ANÁLISIS

Un partido inaugural con mucha energía y movimiento, sobre todo en los primeros minutos, luego los conflictos arbitrales fueron tomando protagonismo y un espacio importante para dar de qué hablar.

Comenzó con un dominio en su mayoría por la banda derecha de los polacos, con varias pegadas al arco. Este trabajo dio sus frutos y dos jugadores campeones con el  Borussia Dortmund se hicieron presentes en la jugada del gol.

En el minuto 17, Robert Lewandowski cabeceó en el área, gracias a la asistencia de Jakub Blaszczykowski, que recibió un pase de Ludovic Obraniak, jugador fundamental y referente en la cancha para el juego ofensivo de Polonia durante todo el encuentro.

A pesar de que las cosas parecían tornarse positivas, los polacos se durmieron luego del gol. Sobre todo, luego de la expulsión de Sokratis Papastathopoulos, Grecia pudo contrarrestar el ataque, reaccionar, y administrar la posesión del esférico, mientras la línea defensiva de Polonia estuvo un tanto desordenada.

Polonia salió en la segunda parte con una cara totalmente distinta al inicio del primer tiempo, a pesar de jugar con un hombre más que la escuadra griega, bajaron la intensidad y el ritmo. El técnico Fernando Santos, cambió su táctica para empezar a atacar mientras Smuda cayó en su trampa.

La falta de comunicación en la defensa, junto a la mala salida de Wojciech Szczęsny, le regaló el remate de gol de Dimitrios Salpingidis que dio el resultado definitivo al encuentro.

Luego, el portero del Arsenal fue correctamente expulsado, le buscó la pierna al delantero dentro del área, provocando el penal. El técnico sacó al mediocampista Maciej Rybus dio entrada al arquero suplente, Przemyslaw Tyton  que se convirtió en el salvador del único punto que consiguieron los anfitriones.

El trio del Dortmund se hizo presente, pero no fue suficiente en su totalidad, se podía mantener el ritmo del primer tiempo, pero no se logró.

Wojciech Szczęsny será una baja importantísima para el próximo encuentro contra Rusia, que podría complicarle las aspiraciones al equipo que desea poder llegar por primera vez a los cuartos de final de la Euro en toda su historia.

Artículos relacionados