thumbnail Hola,

El conjunto ruso no dio ninguna opción a una República Checa que comenzó bien en ataque pero que pagó muy caros sus errores en defensa

El partido comenzó bien para los checos. Dominaban el centro del campo con Rosicky y se sucedían las llegadas por las bandas de Kadlec y Gebre Selassie, pero pronto la maquinaria rusa se puso a funcionar.

Un espectacular Arshavin, que nada tiene que ver con el que esta temporada ha militado en las filas del Zenit de San Petesburgo, despertó de su sueño al conjunto de Michal Bilek. Con Rusia a los mandos del partido, el primer gol no se hizo esperar. Centro de Zyrianov desde la derecha que Kerzhakov cabecea cruzado al poste. El rechace le cae a Dzagoev y prácticamente sin oposición, fusila la portería de Cech.

La República Checa parecía un púgil que no sabía donde se encontraba tras recibir un directo. Uno tras otro, los rusos iban aprovechándose de los errores defensivos que cometía la zaga checa y tras tantos regalos, llegó el segundo tanto. Arshavin metió un pase entre líneas que no llegó a alcanzar por milímetros Kerzhakov pero que Shirokov, tan rápido como atento, aprovechó para enviar a la red el segundo con una suave vaselina ante la salida de Cech. Pesadilla en Wroclaw para la República Checa.

El inicio de la segunda parte fue casi un calco del primero pero esta vez consiguió materializar su superioridad con un gol. Pase medido de Plasil que Pilâr transformó en gol. Esto espoleó aún más a Rusia, que gracias a la verticalidad de Dzagoev y a la potencia de Pavlyuchenko, consiguió dos goles más. El de este último, un autentico golazo.

La República Checa evidenció una gran debilidad en zona defensiva. Debe pulir esto en los entrenamientos si quiere clasificarse para la siguiente fase. En conclusión, esto es una Eurocopa, si te duermes aunque solo sea 20 minutos, te lo hacen pagar muy caro.

Artículos relacionados