thumbnail Hola,
Delgado Ferreiro se traga dos claros penalties, uno para cada equipo, en el Atlético 2-2 Real Madrid

Delgado Ferreiro se traga dos claros penalties, uno para cada equipo, en el Atlético 2-2 Real Madrid

Getty Images

El colegiado dejó de pitar un claro penalti de Sergio Ramos sobre Diego Costa en el minuto 10 de partido

Como era previsible ante un duelo tan intenso como este derbi entre Atlético y Real Madrid, Delgado Ferreiro ha centrado la atención de las miradas y ha sido protagonistas de algunas decisiones que bien podrían haber cambiado el devenir del encuentro:

Comenzó el partido con fuerza e intensidad, y con un gol de Karim Benzema en el minuto dos que silenció al Calderón, excepto a un sector que pedía fuera de juego del francés. Sin embargo, el juez de línea acertó y dejó seguir, pues el galo se encontraba en posición legal.

El partido se tornaba bronco y con mucha dureza desde los primeros minutos, siendo Delgado Ferreiro flexible a la hora de amonestar y 'permitiendo' acciones que bien podrían costar la amonestación. En el 10, Diego Costa se internó en el área y Sergio Ramos, que llegaba tarde, sacó la pierna para robar la pelota y acabo impactando con el brasileño. La exageración de la caída hizo que el colegiado no pitara la pena máxima, pero el contacto existe y por lo tanto, se equivoca.

Los jugadores seguían con la misma garra a la hora de realizar entradas y Mario Suárez bien pudo ver la amarilla en una entrada a Xabi Alonso, que finalmente se saldó sin amonestación. Además del juego duro, hubo mucha polémica en las áreas, con varios roces entre ambos conjuntos. El primero de ellos lo protagonizaron Raúl García y Fabio Coentrao, pero el colegiado no entró al juego y continuó el partido sin consecuencias. En el 38' de la primera mitad se produjo el mayor encontronazo dentro de las áreas. Antes del saque de una falta lateral a favor del Atlético, Pepe se deja caer tras encararse con Godín. El uruguayo, de espaldas al portugues, mueve la cabeza hacia atrás y el '3' se deja caer con claros gestos de dolor. El árbitro amonestó a ambos jugadores, en una decisión acertada. Justo en el saque de la falta, Pepe se llevó por delante a Godín fruto del roce de ambos, pero no se pitó nada y continuó el juego.

Ya en la segunda mitad, los blancos pidieron un penalti que sí lo era y que Delgado Ferreiro no pitó. En una falta sacada por Ronaldo, Gabi se cubre para evitar el impacto del balón y le da en la mano. Aunque sea para evitar el golpe, las manos siempre deben ser pitadas según el reglamento, por lo que el vasco se equivoca.

Cinco minutos más tarde, los colchoneros fueron los que pidieron penalti en una disputa de Pepe y Diego Costa. Existe contacto, pero Diego Costa buscaba tirarse desde antes y eso evitó que se pitara. En el 19, Diego Costa vio la amarilla en un forcejeo con Arbeloa que, viendo el juego desplegado por ambos durante todo el partido, podría haberse evitado.

Esa misma jugada acabó con el Mono Burgos en los vestuarios tras, según el acta arbitral, mostrar una actitud agresiva hacia su persona. La segunda parte transcurría de forma más tranquila en cuanto a decisiones arbitrales decisivas, hasta el 42', cuando Gareth Bale asistió de tacón a Karim Benzema dentro del área, y el asistente anuló la jugada por un fuera de juego que no existía.

Pese a fallar en varias jugadas que pudieron ser clave, Carlo Ancelotti se ha mostrado satisfecho con la labor del colegiado vasco y ha argumentado que se trataba de un partido muy difícil de pitar.


Artículos relacionados