thumbnail Hola,

Clos Gómez no contentó ni a Real Madrid ni a Osasuna. El trencilla anuló un gol a Callejón por un justo fuera de juego. Kike Sola pidió un penalti en las postrimerías

Después de que el Comité de Competición sancionara esta semana a Sergio Ramos con cinco partidos por la expulsión ante el Celta de Vigo y haber llamado ‘sinvergüenza’ a Ayza Gámez, todos los focos estaban puestos sobre el colegiado Clos Gómez en el partido de este sábado entre Real Madrid y Osasuna. Y lo cierto es que el trencilla no dejó satisfechos ni a blancos ni a rojillos.

En un partido sin excesivas dificultades, dado el bajo ritmo y tensión con los que se emplearon los dos equipos, el colegiado tuvo varias acciones susceptibles de debate. Y a pesar de las reacciones de ambos equipos, se puede decir que estuvo más que acertado en todas ellas.

Una de ellas fue la expulsión de Kaká, rigurosa pero académicamente merecida. El brasileño, nada más saltar al campo, vio una primera amonestación en un salto con Rubén. Y quince minutos después, vio otra tarjeta amarilla por impedir un saque de falta de Osasuna. Un partido sin ninguna violencia quizás no merecía que nadie viera el camino de vestuarios antes de tiempo, pero lo cierto es que ambas acciones fueron susceptibles de amonestación.

Otra acción polémica fue el gol anulado a Callejón por fuera de juego tras un buen pase en profundidad de Benzema. El granadino estaba ligeramente adelantado al central rojillo. Apenas unos centímetros, pero el ‘21’ blanco estaba en posición de fuera de juego, muy bien apreciado por el asistente de Clos Gómez.

Por último, y con el partido ya moribundo, Osasuna reclamó un penalti de Albiol a Kike Sola cuando éste se adentraba en el área merengue. Llegaba muy forzado el jugador local, y más bien pareció fruto de su propia incapacidad para terminar la jugada que un derribo del zaguero merengue.

Artículos relacionados