thumbnail Hola,

El colegiado inglés, que se atrevió a participar como futbolista durante unos instantes en una partido homenaje, acabó en el suelo

El árbitro ingés Howard Webb tuvo un traspié en el partido de homenaje a Ledley King que se jugó en el White Hart Lane.

El colegiado, que este año participará en el Mundial de Brasil, a mitad del encuentro amistoso decidió coger el balón como si se tratase de un futbolista más, pero el jugador del Tottenham Lewis Holtby se abalanzó sobre él cometiendo falta y haciendo que Webb se ‘comiese el suelo’.

Y aunque el árbitro se levantó como si nada, empujando incluso a Holtby por la espalda de una forma bromista, Webb llegó a torcer el morro durante algunos instantes.