thumbnail Hola,

“No puedo pagar yo siempre las cenas”, espetó Carlo Ancelotti, que confesó que la plantilla agradeció el gesto del francés para con ellos

El Real Madrid vive un buen momento. Buenísimo. En lo deportivo, y en las relaciones en el vestuario, donde preside el buen rollo desde que aterrizó Carlo Ancelotti en la capital española. “La clave es el respeto en la persona y en el trabajo”, confiesa el técnico de Reggiolo con la pasmosidad de quien parece tener la clave de la felicidad en su aplomo y su serenidad.

Una muestra del buen ambiente que reina en el vestuario del Real Madrid es la cena que se celebró este pasado jueves por la noche en el madrileño restaurante El Espigón, muy cerca del Santiago Bernabéu. Una cita a la que acudió toda la plantilla merengue a excepción únicamente de Álvaro Arbeloa y Xabi Alonso, pero donde estuvieron presentes incluso los miembros del cuerpo técnico blanco, Carlo Ancelotti incluido.

Por cierto, que el técnico blanco ha desvelado este sábado en rueda de prensa de quién fue la idea de la cena: Zinedine Zidane, que fue además el que pagó el convite. “Menos mal que por una vez no fui yo…”, espetó irónicamente Carlo Ancelotti, que confesó que “toda la plantilla apreció” el gesto del crack del Real Madrid.



Artículos relacionados