thumbnail Hola,

El suplemento del diario 'El Mundo' ha comparado al entrenador del Bayern Múnich con el conocido muñeco



A la hora de vestir en el mundo del fútbol existen dos tipos de entrenadores, los más dejados donde podríamos nombrar al inconfundible Luis Aragonés, con su cómodo chándal, o al mismo “Tata” Martino que siempre patrocina a su equipo al vestir con la ropa de entrenamiento del club. En todo caso, entrenadores con una vestimenta modesta con la que el mundo del fútbol siempre ha convivido.

Pero por otra parte están aquellos tradicionales “mánagers” originales con un toque inglés, con gabardina, camisa y corbata... Es decir, aquellos entrenadores que poseen estilo y desean mostrar una buena imagen. Este es el caso de Pep Guardiola. Quién no conoce la elegancia que desprende Guardiola, sea en rueda de prensa, dirigiendo en el banquillo o hasta cuando jugaba al fútbol. En su presentación con el Bayern de Múnich nos sorprendió a todos al manejar de forma brillante el alemán, un idioma muy complicado. Ahí demostró elegancia, como siempre hace.

Forma una pareja de ensueño junto a su inseparable Cristina Serra. De hecho, en 'La Otra Crónica' -suplemento de 'El Mundo'-, los definen como "la pareja estrella de Alemania". El relato resulta conmovedor y hasta nos transporta a nuestra infancia, ya que Rosalía Sánchez, autora del artículo, los compara con Barbie y Ken. "Pep y Cristina, la versión europea de Barbie y Ken, él con menos pelo que el muñeco pero con una mirada bastante más inteligente y sensible, y ella más de diseño y con un toque de intelectualidad con el que la pobre Barbie no podría ni soñar (...)", reza una parte del texto.


En Goal hemos querido ilustrar el artículo con una foto de Barbie y Ken. Quizá a Ken le falta un poco de barba y le sobra mucho pelo, pero sin duda es clavado a Pep Guardiola, aunque bien es cierto que el entrenador catalán no suele ponerse pajarita, pero seguro lo arreglará para parecerse aún más al muñeco más deseado por las niñas de todo el mundo.

Así las cosas, lo realmente importante es que Pep Guardiola podría sacarle mucho más partido a su carisma. Si se lo propone, cobraría como entrenador y como muñeco de juguete. La pista ya se la han dado en 'La Otra Crónica'. Veremos si su Barbie lo ve con buenos ojos.

Artículos relacionados