thumbnail Hola,

Según informa el Confidencial, Guardiola ordenó a la agencia de detectives Método 3 que vigilara al jugador para comprobar que estaba haciendo y si podía afectar a su rendimiento

Pep Guardiola habría ordenado espiar a Gerard Piqué cuando este comenzó su relación con la cantante colombiana, Shakira. Como podemos leer en las páginas de El Confidencial, el futuro técnico del Bayern Múnich contrató a una agencia de detectives, Método 3, para saber que cosas hacía el zaguero del Barça cuando abandonaba las instalaciones deportivas blaugranas.

Cuando aún no era oficial la relación entre ambos, Guardiola quería comprobar que Piqué cumplía con las normas estipuladas por el club y no estaba más tiempo de lo normal en fiestas o eventos fuera de lo establecido.
BARCELONA 2-1 SEVILLA



"Estaba obsesionado con que los jugadores mantuvieran una vida privada ordenada y que no saliesen de juerga porque después no rendían en el césped", aseguraba un trabajador del club que atendió al periódico el Confidencial.

Estas mismas fuentes también declararon que incluso cuando algún jugador salía a tomar algo con amigos, Guardiola inmediatamente organizaba un control de detectives para que tuviera un informe sobre lo acontecido. Además de Piqué, el más seguido por los detectives, jugadores como Ronaldinho, Deco o Samuel Eto´o también sufrieron estas vigilancias por parte del club.

Guardiola sabía cada milímetro que andaba Piqué. Se supo que el lugar de copas más frecuentado por Piqué y Shakira era un bar en la calle Regent Mendieta, e incluso detallaba el número de copas que se tomaba. El central catalán llegó a darse cuenta de esa vigilancia y su representante habló con el club para denunciar los hechos. Piqué incluso llegó a hablar con Guardiola para comentarle la situación. Pero Martorell, mano derecha de Guardiola en este asunto, se sacó de la chistera una idea perfecta para disipar cualquier posible pista sobre quienes eran los autores de esas vigilancias, e increpó a la prensa del corazón como la responsable de esos controles, e incluso prometió que controlaría el tema y se ocuparía de su seguridad.

Con Ronaldinho y Deco ocurrió lo mismo. Ambos frecuentaban restaurantes y bares de copas de Castelldefels e incluso Messi, que durante una temporada se juntó con el grupo de Ronaldinho, fue sometido a estas vigilancias para evitar que el argentino tomara la costumbre de salir y poder verse reflejado en su rendimiento.

Artículos relacionados