thumbnail Hola,

El fútbol ha conocido a grandes personajes que han protagonizado momentos míticos del deporte rey. En Goal.com recordamos algunos de los incidentes más recordados

Por el fútbol han pasado decenas de jugadores mediáticos y no solo por su juego exquisito y por sus filigranas. Pisotones, celebraciones polémicas o puñetazos a sus rivales han protagonizado grandes incidentes que a todos se nos ha quedado en la retina. Goal.com te recuerda algunos de los incidentes más memorables del fútbol mundial.

Hristo Stoichkov

Cinco de diciembre de 1990. Idelfonso Urizar Azpitarte dirigía la ida de la final de la Supercopa que enfrentaba al Real Madrid y al Fútbol Club Barcelona. El Barça perdía 1-0 y no conseguía amenazar a la portería merengue. Stoichkov fingió una falta en una disputa con Chendo y Urizar dejó seguir. Fue entonces cuando Cruiff le protestó una y otra vez desde el banquillo y Urizar, ni corto ni perezoso, lo echó a la calle. Fue entonces cuando el búlgaro, que seguía tirado en el suelo, se levantó rápidamente y le pisa el empeine al colegiado. El propio Urizar explicó el momento. “De repente, Stoichkov se levanta, se acerca y me pisa el empeine. Traté de no hacer aspavientos, pero me dolía mucho”.



Mario Balotelli

¿Quién no se ha aficionado aún a las celebraciones de Balotelli? El siempre polémico delantero del City ha protagonizado las celebraciones más polémicas de los últimos años. Todo el mundo tiene en mente la última, cuando marcó el segundo ante Alemania e hizo gala de su musculatura en una celebración que fue objetivo de los grandes creativos de internet. Ante el United, tras marcar de penalti, Balotelli sacó su camiseta interior en la que rezaba un lema: “Why always me?”. Sin duda un jugador que nunca te dejará indiferente.

Diogo vs. Luis Fabiano

Más que incidente memorable, podríamos denominarlo como incidente lamentable. Zaragoza y Sevilla jugaban en la Romareda un partido del campeonato nacional de Liga. Los maños ganaban 2-1 y el Sevilla trataba de hacer el empate en los minutos finales. En una disputa entre el lateral y el delantero, se produjo un rifi rafe entre ambos jugadores que, antes de darse la vuelta e ir cada uno por su lado, decidieron enfrentarse a 'manotazos' en los que ninguno de ellos fue capaz siquiera de rozar su mano contra el cuerpo del rival.
Muchas fueron las parodias que se han hecho sobre este incidente, incluso los llegaron a vestir de flamencas porque la pelea tenía un aire muy de sevillanas. Sin duda un incidente que no se nos puede escapar en esta clasificación.
Éric Cantona

La espectacularidad del galo en su juego se solapaban con sus momentos violentos que empañaban la clase de un gran jugador. El galo, un 25 de enero de 1995, sepultó su imagen con un incidente que se recordará siempre en los libros de historia del fútbol.

El Crystal Palace recibía al Manchester United en el estadio Selhurst Park. En una jugada en el centro del campo, Cantona le hizo una zancadilla a un jugador del Palace que le costó su expulsión para regocijo de la grada. El jugador francés, visiblemente enfadado, se dirigía al tunel de vestuarios frente a la impotente mirada de un Ferguson bastante más joven que ahora. Los supporters que estaban más cerca de los vestuarios jaleaban al francés y este, sin cortarse, se lanzó con los tacos por delante sobre un aficionado del Palace, y luego se apresuró a darle dos puñetazos. Nueve meses de sanción y dos semanas de prisión, esa fue su condena por los lamentables incidentes.
Chilavert vs. Roberto Carlos

Roberto Carlos, mítico lateral de la selección brasileña, y José Luis Chilavert, el goleador guardamenta de Paraguay, tuvieron el 15 de julio de 2001 un enfrentamiento en el que el brasileño salió peor parado.

En el partido que disputaban Brasil y Paraguay, encuentro que ganó el combinado carioca, Roberto Carlos se atrevió a decir cuando enfilaba el túnel de vestuarios, "les ganamos a los indios". Chilavert, que escuchó la frase, se fue para el lateral haciendo gestos para saludarlo, y le lanzó un escupitajo en todo el ojo.
La FIFA sancionó al portero con cuatro partidos de sanción y una multa de 15.000 francos suizos.

Artículos relacionados