thumbnail Hola,

Con el recuerdo de las maravillosas vacaciones, la pareja regresó a Madrid para incorporarse a sus respectivos trabajos.

Dejando atrás sus idílicas vacaciones en las playas del Caribe, Sara Carbonero e Iker Casillas, han vuelto a cruzar el charco para volver al trabajo. Tal y como dice el dicho, todo lo bueno se acaba y a la parejita le ha tocado deshacer las maletas y regresar a sus respectivos trabajos tras un verano inolvidable.

Un verano que comenzó de la mejor manera posible, con la celebración de la histórica gesta alcanzada por la selección española al ganar la Eurocopa. Siguió con la boda de unos amigos, la visita a la familia en Navalcruz y la mudanza a su nueva casa en la finca de Somosaguas.

Después de todo este ajetreo cruzaron el charco para pasar unos días en casa de su amigo Alejandro Sanz, y unas visitas solidarias en Houston y Caracas. Para acabar con tanto estrés y dejando lo mejor para el final, se fueron a las Islas Vírgenes, en el Caribe, para disfrutar de unos apasionados e idílicos días de los que la naturaleza, las aguas turquesas y las arenas blancas fueron testigos, según informa la revista ¡Hola!.

Artículos relacionados