thumbnail Hola,

El argentino del Valencia no gana para disgustos. Tras ser autoatropellado hace varios meses con su propio coche, Banega observa cómo su Ferrari arde ante sus ojos en Paterna

¿Qué tendrá este chico que todo le sucede a él? Desde su llegada a España hace cuatro años, el internacional argentino Ever Banega, casi es más conocido por sus infortunios extradeportivos que por sus actuaciones con el balón en los pies.

Primero fue atropellado por su propio Audi al no poner el freno de mano cuando se bajó del vehículo en una gasolinera de Valencia, lo que le provocó una lesión de seis meses de la que todavía se recupera. Ahora, otro de sus coches, un Ferrari de color rojo, ha ardido en llamas junto a la Ciudad Deportiva de Paterna cuando el futbolista argentino acudía al entrenamiento vespertino.

Por "fortuna" esta vez, no ha habido que lamentar ninguna lesión física en el jugador argentino al que no le vendría del todo mal, llevar una pata de conejo en su coche como reclamo de la buena suerte. Las imágenes del estado del vehículo son impresionantes.

Artículos relacionados