thumbnail Hola,

Los culés se convirtieron ayer en campeónes de Liga sin jugar su partido, gracias al empate del Real Madrid y el Espanyol. A Canaletas acudió menos gente que en anteriores títulos

Ya tenemos campeón en la Liga BBVA, bueno, matemáticamente, porque virtualmente lo era desde hace tiempo. Y ese equipo no es otro que el FC Barcelona. Además, no le hizo falta ni jugar su partido porque el Real Madrid no pudo ganar al Espanyol en su visita a Cornellá-El Prat. Eso, sumado a que en Canaletas no acudieron tantas personas como en otros títulos, le hace parecer un título algo descafeinado.

¿Es este alirón del Barcelona el más triste de la historia?
 
@PuntoPalote: Ha sido el alirón más triste de la historia del fútbol y de la historia en general. Una Liga que ya no le interesa a nadie, donde el trofeo más importante de todos es la Copa del Rey, donde el Atleti ha conseguido entrar en Champions y donde en la jornada 35 el Celta de Vigo todavía sigue en Primera, una Liga donde desde la jornada uno han pasado cosas extrañas (y no nos referimos al gol de Albiol el otro día). Este año ganar la Liga no te salva la temporada tal y como pasó en la 11/12, así que este alirón es sinónimo de fracaso absoluto.

@Llourinho: Hola moudridistas y madridistas disfrazados. Llourando de la alegría tras ganar el club que quiero, el Barça. Más después de haberle regalado yo la Liga y destrozando el Real Madrid desde dentro. Va como planeé hace años. Una pena, no saben celebrar las cosas, seguro eran pseudo culés los que fueron a celebrar a Canaletas. Deben aprender a celebrar lo que ganan, como yo mis 3 semifinales de Shempions, de la nada hago el mejor título del universo. 


@EaudePep: Probablement sea el alirón más triste porque el Madrit te puede remontar en cualquier momento, porque lo ha provocat el Espanyol y porque la gente recuerda que hace ya un anyo de mi espantada. Esta liga tiene mucha, mucha nostalgia y hace ver a los culés que mi época dorada de humildat, valors y posesión no volverá. Pero que no estén tristes, que se fijen en el Bayern y cómo lo transformaré en otro equipo digno de su admiración.

Artículos relacionados