thumbnail Hola,

Real Madrid y Barcelona calientan motores para el decisivo mes de febrero, mientras el Athletic recupera la pegada

“Se nota que estamos mejor”, declaró el sábado Aitor Karanka en la rueda de prensa posterior a la victoria del Real Madrid sobre el Getafe. Realmente al Real Madrid se le ve más animado, sin duda gracias al espléndido momento de forma de Cristiano Ronaldo, que metió tres goles en diez minutos y resolvió un partido atascado.

Y, como de costumbre, a cada show de Ronaldo le sigue uno de Lionel Messi. Para no quedarse atrás, el argentino marcó cuatro el domingo y sigue haciendo de 2013 una prolongación de 2012: con los goles ante Osasuna, se convirtió en el primer jugador que marca en once jornadas consecutivas de Liga.

Las dos descomunales estrellas de este campeonato ya decidido llegan en plena forma a un mes clave para el resto de las competiciones. En las próximas cuatro semanas, Real Madrid y Barcelona se jugarán cara a cara un puesto en la final de la Copa del Rey, además de disputar el partido de ida de los octavos de Champions League contra Manchester United y AC Milan, respectivamente.

La cuesta de febrero y la baja de Iker Casillas han provocado que los madridistas se traigan de Sevilla al hijo pródigo Diego López, mientras que el Barcelona, todavía digiriendo la decisión de Víctor Valdés de no renovar su contrato, busca una solución que no pase por depender del segundo portero, Pinto, ya con 37 años.

Mientras los grandes calientan motores para el sprint final de la temporada y sus entrenadores cruzan declaraciones sobre dónde no quieren entrenar en el futuro – a Vilanova no le convence el Madrid, y Mourinho no quiere irse a Alemania –, el Atlético, segundo en la tabla, dio una muestra de absentismo laboral y fue derrotado con justicia en San Mamés.

El domingo, el Athletic recuperó parte de su brillo del año pasado, especialmente en una segunda parte en la que demostró que existe vida después de Fernando Llorente. Lo triste es pensar que, con un poco menos de tozudez por parte de los dirigentes, el jugador no habría pasado esta temporada prácticamente en blanco y el Athletic habría ingresado un buen dinero por el delantero nacido en Pamplona y criado en La Rioja. En este caso, defender a ultranza el modelo de cantera y aferrarse al contrato vigente les ha salido muy caro a todos.

Málaga y Valencia se sobrepusieron a la eliminación de la Copa del Rey con sendas victorias a domicilio; ambos dejaron a sus rivales, Mallorca y Deportivo, en situación agonizante. Los mallorquinistas, sin dinero para echar a Joaquín Caparrós, ya no saben qué hacer para salir del pozo después de cuatro meses sin ganar en casa. El Depor, que había amagado una reacción con la llegada de Domingos Paciencia, ya ha vuelto al farolillo rojo.

Para terminar, y sin querer olvidarme de un nuevo partidazo del Rayo en Vallecas, una mención especial para el capitán del Levante Sergio Ballesteros, que después de más de 500 partidos como profesional y con 37 añitos, sufrió su primera sustitución por lesión en el minuto 31 del partido de su equipo contra el Valladolid. Un registro impresionante que describe bien a este jugador. Una pena que no se sepa a ciencia cierta cuántos jugadores ha mandado al banquillo el duro central valenciano…

Artículos relacionados