thumbnail Hola,

El fin de la primera vuelta del campeonato nos permite sacar conclusiones, aunque sin olvidarnos de la más obvia: La Liga está sentenciada

Terminó la primera vuelta del campeonato nacional de liga, normalmente un excelente momento para pasar revista y analizar el desempeño doméstico de los clubs españoles. He dividido los veinte equipos en 5 grupos, dependiendo de su comportamiento en estos primeros 19 partidos:

1) El Monstruo: Barcelona. Merece su propio grupo. Ya se ha hecho dueño y señor del campeonato mientras rompe récords individuales y colectivos sin parar: 55 puntos sobre 57 posibles, 10 victorias y 35 goles en 10 partidos fuera de casa, 28 goles de Messi (o 27 si crees en ‘Marca’) ... Todo esto después de haber cambiado de entrenador, de haber pasado casi dos meses sin sus centrales titulares, que estaban lesionados, después de las diferentes polémicas sobre la escasa participación primero de Cesc Fábregas y ahora de David Villa, y con la enfermedad de Tito Vilanova pesando como una losa sobre el equipo.

La enorme ventaja del Barcelona – 11 puntos sobre el Atlético – le permite encarar la segunda parte de la temporada con calma, y probablemente reservar jugadores en momentos clave. El año pasado no tuvo esa oportunidad, como cuando el derby contra el Real Madrid coincidió con las semifinales de la Champions League, y esto puede convertirse en una enorme ventaja.

2) Progresan adecuadamente: Atlético de Madrid, Betis, Rayo Vallecano y Valladolid. Los rojiblancos, perfectos en el Vicente Calderón, mantienen el mismo ritmo impresionante desde que Diego Simeone se sentó en el banquillo atlético, y liderados por Radamel Falcao y sus 18 goles, y con una disciplina táctica espectacular, ya han dejado al Real Madrid siete puntos atrás. El Betis, sorprendente cuarto, ha conseguido mejorar su buen comienzo de la temporada pasada liderado por Beñat Etxeberria y Rubén Castro, un atacante en estado de gracia. Los rayistas, en puestos de acceso a la Europa League después de cuatro victorias seguidas, han mostrado un juego ofensivo y alegre con la marca de Paco Jémez y el talento de Leo Baptistão y Piti.

Ambos equipos deberán luchar para retener sus mejores jugadores durante este período de transferencias, pero aún así, será difícil que mantengan sus buenas actuaciones durante la segunda vuelta, ya que las limitaciones de sus plantillas, relativamente cortas, les deben pasar factura. Otro equipo que ha superado todas las previsiones y que también juega con la firma de su técnico es el Valladolid de Miroslav Djukic, que con Oscar – ocho goles – y el alemán Patrick Ebert ha hecho milagros en su vuelta a la Primera División.


3) Ni bien, ni mal: Málaga, Levante, Real Sociedad, Getafe y Zaragoza. Todos han hecho lo que se esperaba de ellos, en distintos niveles de dificultad. El Málaga, con dificultades para pagar salarios y traspasos, no obstante ha seguido atrayendo y reteniendo grandes jugadores, y con el esquema de juego de Manuel Pellegrini es el equipo menos goleado de La Liga. Sigue entre los seis primeros, lo que debe ser su objetivo final.

El Levante se ha consolidado dentro del top10 del campeonato, con el mismo juego práctico y efectivo de las últimas temporadas. La Real Sociedad y su entrenador Philippe Montanier pasaron por momentos difíciles, pero su reacción en los últimos 9 partidos les ha devuelto a mitad de la tabla, donde deben terminar si continúan aprovechando el talento del mexicano Carlos Vela, que ya lleva 8 goles. Getafe y Zaragoza se han mantenido lejos de la zona de peligro la mayoría de esta primera vuelta, y con lo que tienen sería exagerado pedirles más.

4) Necesitan mejorar: Real Madrid, Valencia, Sevilla, Athletic y Espanyol. Cinco equipos con tradición y recursos que, por unos motivos o por otros, no están donde se les suponía. El actual campeón, Real Madrid, perdió el ritmo muy pronto y nunca consiguió recuperarlo. Entre lesiones, sanciones, polémicas dentro y fuera del vestuario y una enorme fractura social, los madridistas se han olvidado de competir con excepción de Cristiano Ronaldo, y ahora ven al cuarto, Betis, más cerca que al segundo, Atlético. Al Barcelona, a 18 puntos, ni con catalejo.

Los valencianistas decidieron cambiar de entrenador después de un comienzo de temporada decepcionante, pero a pesar de que el nuevo técnico Ernesto Valverde ha mejorado sus resultados, su juego todavía está muy lejos del talento real de la plantilla ché. Sevilla y Athletic comparten aficiones exigentes, técnicos que aparentan no estar muy en sintonía con sus jugadores, y presidentes de verbo fácil y a los que les gusta salir en los papeles: un cóctel peligroso que no está funcionando y que no les llevará lejos. El Espanyol, que también cambió de entrenador, confía ahora en que Javier Aguirre les saque del pozo en el que se metieron en unos primeros 15 partidos terribles.

5) Condenados a sufrir: Celta, Mallorca, Granada, Deportivo y Osasuna. Con lo que tienen, poco más podían hacer. El Celta, incluso con el enorme talento de Iago Aspas, tiene una plantilla muy, muy corta y lo va a pasar mal hasta el final. Mallorca y Osasuna tuvieron que dejar ir a sus mejores jugadores al final de la temporada pasada, como de costumbre, y están teniendo enormes dificultades, especialmente en el apartado ofensivo. Vale la pena recordar que Osasuna hizo una campaña excelente el año pasado, y ahora ocupa el farolillo rojo. El Granada, también negado de cara al gol, sufre para obtener puntos, especialmente en Los Cármenes.

Y el Deportivo, con entrenador nuevo, todavía paga la cuenta de las veleidades ofensivas del anterior técnico, Jose Luis Oltra, que se sorprendió cuando le echaron a pesar de que había ganado dos partidos de 17 y tenía la peor defensa del campeonato. Como siempre, el campeonato nos proporciona un gran número de sorpresas positivas y negativas, asuntos para discutir y un espectáculo intenso todos los fines de semana, y lo seguirá haciendo en la segunda vuelta que empieza ahora.

Es una pena que la Liga de Fútbol Profesional no haga los deberes para que a todo eso se una también una mayor competitividad en la disputa por el título. En el mejor de los casos, el título es cosa de dos. Con el colapso del Real Madrid y el excelente año del Barcelona, solo nos ha quedado uno.

Relacionados