thumbnail Hola,
Alfreð Finnbogason, el heredero de Ruud van Nistelrooy llegado del frío

Alfreð Finnbogason, el heredero de Ruud van Nistelrooy llegado del frío

PROSHOTS

El delantero islandés confirma el buen ojo del SC Heerenveen a la hora de fichar goleadores y ya está en el punto de mira de varios grandes de Europa

El Ojeador vuelve a Goal. Hoy analizamos a uno de los ‘9’ (pese a portar el 11 en la espalda) revelaciones del fútbol europeo, el islandés de 24 primaveras Alfreð Finnbogason, quien, tras marcar 31 goles en 46 partidos la pasada temporada, ha comenzado la 2013/14 confirmando su capacidad rematadora con 12 tantos en 9 partidos entre liga (Eredivisie) y copa (KNVB Beker).

Un jugador que espera unirse a la lista de delanteros ilustres que, tras darse a conocer a base de goles  en la línea de ataque del club morador del Abe Lenstra Stadion, salieron a equipos grandes y se convirtieron en estrellas mundiales. Una lista formada por ‘cracks’ de la talla del danés Jon Dahl Tomasson, del actual goleador del Schalke 04 Klaas-Jan Huntelaar, del grandísimo Ruud Van Nistelrooy, o, en menor medida, del brasileño Alfonso Alves, al que muchos recuerdan por haber marcado 7 goles en un partido de liga ante el Heracles Almelo en 2007, y que aún sigue en activo en Qatar.

Y eso que ninguno de ellos tuvo como entrenador a todo un tres veces ganador del Balón de Oro como lo es Marco Van Basten, cuyos consejos claramente están dejando poso en Finnbogason.

Nacido en Reykjavik el primer día de febrero de 1989 (solamente unos meses después de la victoria de Holanda en la Eurocopa de 1988, cuyo máximo goleador fue, quién si no, su actual míster), Alfreð Finnbogason comenzó a dar patadas al balón siendo un niño en el Ungmennafélagiö Fjölnir de Grafargovur, aunque pasó un par de años en Edimburgo, capital de a lluviosa Escocia, debido a los estudios de su padre. Ahí jugó en el Hutchinson Vale Boys Club, y le dio tiempo a convertirse en ‘fan’ del Hibernian FC, rival histórico del otro club capitalino, el Heart of Midlothian FC. A su vuelta a Reykjavik, siguió jugando al fútbol en su antiguo club hasta que, con 16 años, fichó por el Breðiablik UBK, cuyo centro de formación es archiconocido en el país por ser cuna futbolística de muchos de los grandes jugadores islandeses, y en el que Finnbogason coincidió con otras promesas del país que actualmente triunfan en Europa y en su selección como Jóhann Guðmundsson (AZ Alkmaar) o  Gylfi Sigurðsson (Tottenham Hotspur). En 2008 debutaría con el primer equipo, y un año después sería elegido mejor jugador joven de la liga.

Corría el año 2009 y el nombre de Finnbogason empezaba a ser apuntado en las agendas de muchos clubes, entre ellos la del Viking noruego, el Genk belga, o el Blackpool inglés. Pese al interés despertado, y alguna prueba infructuosa, el ariete acabó quedándose en la liga de su país, donde en 2010 obtendría el título de máximo goleador y sería elegido jugador del año. Con esta carta de presentación, por fin es contratado por un club extranjero. Concretamente fue el Lokeren, un club habituado a la zona media-alta de la Jupiler Pro League belga, quien le daría su primera oportunidad de demostrar su valía fuera de casa. En el país de los gofres y de la cerveza, Finnbogason no logra asentarse en el once titular, y tras una temporada y media, sale por la puerta de atrás cedido al Helsingborgs IF, de la Allsvenskan sueca. Lo que parecía constituir un claro paso atrás en su carrera, se convierte en un trampolín hacia el éxito, y es que, en apenas 17 partidos con los suecos logra perforar la meta rival en 12 ocasiones, lo que le vale para que el Heerenveen se fije en él, firmando con estos en agosto de 2012, unos 5 meses después de salir de Bélgica.

Hoy en día Celltic de Glasgow, Newcastle, Zenit, o incluso  AC Milán son nombres de clubes que suenan como posibles destinos futuros del ‘killer’ islandés.

Con sus 184 centímetros de altura, Finnbogason se presenta como un delantero centro clásico, de los que suelen marcar al primer toque, un gran rematador no exento de técnica, que incluso sabe jugar en posiciones más retrasadas para aprovechar segundas jugadas con su arrolladora llegada. Buen cabeceador, potente, tremendo luchador en el cuerpo a cuerpo, rápido en los metros finales, y sobre todo, más hambriento que Carpanta a la hora de buscar la red rival.

ESTADÍSTICAS
Partidos 161
Goles 96
Asistencias 20
FICHA JUGADOR
Contrato hasta: Junio de 2015
Valor de mercado: 6,5 m €
Se parece a: Van Nistelrooy, Fernando Torres, Gilardino

Es vox populi que las defensas de las escuadras holandeses suelen ser tildadas (cuanto menos) de blanditas, así que habrá que analizar en un futuro (próximo, seguro) el rendimiento de nuestro protagonista de hoy en una liga mayor, o incluso en el Mundial de Brasil 2014, si finalmente Islandia, con una generación de jóvenes talentos nunca vista por esos lares, lograse clasificarse para la fase final. Actualmente se encuentran en posición de repesca, a cinco puntos de Suiza, que lidera el grupo, y a falta de jugar contra Chipre y Noruega para asegurar dicha puesto privilegiado. Y es que además de Finbogasson, Sigurðsson o Guðmundsson, la selección cuenta con jugadores muy a tener en cuenta, como el delantero Kolbeinn Sigthórsson del Ajax de Amsterdam, el centrocampista de la Sampdoria Birkir Bjarnason o el veteranísmo ex jugador del FC Barcelona Eiður Guðjohnsen, que sigue dando guerra a sus 35 años en el Brujas belga.

Un jugador interesante, de los que apetece seguir, prometedor. Pero como pasa siempre, habrá que verle jugar en algún club de mayor entidad para saber exactamente hasta dónde puede llegar.

A priori todo pinta estupendo, pero cómo dice un buen amigo mío, ‘ver veremos’.

Relacionados