thumbnail Hola,

Repudiado por Estudiantes, de donde llegó a Racing de Avellaneda, Luciano Vietto está llamado a ser uno de los referentes en ataque de la albiceleste

Luciano Vietto, de Racing Club de Avellaneda, es uno de los delanteros con más futuro de la liga argentina. Con una zancada que recuerda a la del primer Saviola, un disparo con la diestra demoledor, y sólo 19 añitos, “Lucky”, como le apodan en la intimidad, está llamado a ser uno de los referentes en el ataque de la selección albiceleste, y es más que probable que le veamos en Europa en muy poco tiempo.

Si Vietto está donde está ahora, se lo debe en gran parte a sus padres, que le apoyaron cuando, en 2010, Estudiantes de La Plata le rechazó. Había llegado al club platense del equipo de su pueblo, Balnearia (Córdoba), y con 16 años, su entrenador le humilló cortando su progresión en el club. Vietto, decepcionado, pensó seriamente en colgar las botas y dedicarse de lleno a los estudios, pero sus progenitores, que creían ciegamente en el talento de su retoño, le convencieron para que no se rindiese. Así, el pequeño delantero (mide 1,73), llegó a fichó, con la carta de libertad bajo el brazo, por Racing ese mismo año.

No tardó “Lucky” en demostrar su valía en La Academia y el 26 de octubre de 2011, el entonces técnico de Racing, Diego Pablo Simeone, actual entrenador del Atlético de Madrid, le hizo debutar en Primera, con sólo 17 años, frente a Lanús. Eran las últimas fechas del Torneo Final 2011, y al finalizar, Simeone se marchó, ocupando su lugar el joven técnico Luis Zubeldia.

ESTADÍSTICAS
Partidos 22
Goles 7
Asistencias 2
FICHA JUGADOR
Contrato hasta Junio de 2016
Precio 16 m €
Se parece a: Saviola, Giovinco

Corría la quinta jornada del Torneo Inicial 2012 cuando Zubeldia decidió alinear a Vietto como titular frente a San Martín de San Juan. El veterano delantero Gabriel “el Demonio” Hauche había sido expulsado en el anterior partido, y el entrenador, exfutbolista de Lanús retirado en 2004 con solamente 23 años, decidió apostar por nuestro joven protagonista. El resultado fue una actuación individual monumental, marcando los tres goles en la victoria por 3 a 1 de su equipo, uno de ellos una auténtica obra de arte, reflejo del poderío de su pierna diestra, con un disparo violentísimo que entró en la portería de San Martín como un misil tras tocar el larguero y el palo izquierdo. Fue sin duda la explosión de “Lucky”, que terminaría la temporada como máximo goleador de su equipo con 6 goles.

Junto a su mejor socio, otro de las grandes promesas argentinas, el mediocampista Ricardo Centurión, llegó al combinado Sub´20 de su país, con el que disputó el pasado mes de enero el Sudamericano Sub´20, jugado en Argentina. Pese al flojo papel de su selección, logró marcar 2 goles, frente a Paraguay y Bolivia.

El comienzo de Racing en el actual Torneo Inicial 2013 no está siendo fácil. Tras una derrota por 3 a 0 contra Atlético Rafaela llegó en la segunda fecha una victoria por 2 a 0 contra Argentinos Juniors, en la que Vietto marcó uno de los dos goles. Ayer el Racing de “Lucky” perdió el derbi de Avellaneda por 2 a 0 frente a Independiente. Aun así queda mucha temporada, en la que seguiremos atentos a su evolución.

Se lleva hablando desde hace unos meses del interés de clubes como el Real Madrid, la Juventus o el PSG por llevarse a la joven perla. En mi opinión no debería tener prisa por irse. Pese a que el nivel de la liga argentina no está siendo muy alto en estas últimas temporadas, estaría bien que se foguease uno o dos años más en Racing. Uno de los principales motivos de ese descenso de nivel en el país que vio nacer a Maradona es la constante fuga de talentos, claro está, propiciada por la tremenda crisis económica que azota a su fútbol.

Jugador de área, pero que se mueve bien fuera del mismo, definidor y creativo, pegador pero también combinativo, rápido y con gran movilidad, y con buen remate de cabeza pese a su corta estatura, Luciano Vietto es uno de los nombres a seguir desde ya en el panorama futbolístico mundial. Su agente, Jorge Cyterszpiler, se estará frotando las manos ante la expectativa de un suculento traspaso. En cambio, aquel entrenador de las inferiores de Estudiantes que le echó, haciéndole dudar de sus capacidades, se estará tirando de los pelos. Merecido lo tiene.  

Artículos relacionados