thumbnail Hola,

El delantero del Genk, de 23 años, es un jugador diferente a sus compañeros de generación. No es un jugador de gran calidad técnica, como ellos. Pero es inteligente y tiene gol

No digo nada que no se sepa, si digo que el fútbol belga ha vivido una gran decadencia en los últimos años, pasando sin pena ni gloria por el panorama internacional. No por nada, Bélgica se ha quedado fuera de las cinco últimas grandes citas a nivel de selecciones.

Pero Bélgica, se encuentra ahora con la mejor hornada de jóvenes talentos que nunca haya tenido. Está ante la que será, posiblemente, su generación de oro. La generación de jugadores que la haga volver a una fase final y le de muchas alegrías.

De sobra son ya conocidos nombres tan prometedores e ilustres como los de Courtois, Kompany, Vertonghen, Vermaelen, Defour, Fellaini, Witsel, Dembelé, De Bruyne, Hazard o Lukaku. Algunos, de hecho, han protagonizado los traspasos más sonados del verano (Hazard y Witsel, 40 millones) y que les han convertido en una de las generaciones más caras del planeta.

Por eso hoy, en este Ojeador, quiero descubriros a un jugador de esta nueva generación de los `diablos rojos´. Pero no a ninguno de los anteriormente nombrados, si no a un “tapado”, que sin hacer tanto ruido ni acaparar tantos focos, también dará que hablar: Jelle Vossen.

JELLE VOSSEN | Genk, Delantero, 23

ESTADÍSTICAS CARRERA
Apariciones 179
Goles 74
Asistencias 25
FICHA DEL JUGADOR
Contrato 2017
Precio estimado 6m.€
Se parece a Inzaghi

El delantero del Genk, no llama tanto la atención como sus compañeros generacionales belgas, pero sin duda es otro gran jugador a sumar a la competencia de los `diablos rojos´.

Vossen es un delantero centro que ni tiene un gran físico (mide 1,80m.), ni cuenta con una increíble calidad técnica con el balón en los pies. Sin embargo, tiene dos cosas que ni se aprenden ni se entrenan: inteligencia y gol.

Es el complemento perfecto a todos esos jugadores de calidad que vienen en la nueva generación de oro de los `diablos rojos´.

Sin duda lleva el gol en la sangre, y sus números lo corroboran. Pichichi de la Jupiter Pro League belga, hace dos temporadas y segundo máximo goleador la pasada. Este año, tampoco ha empezado mal, ya cuenta en su haber con dos goles en Liga y dos en Europa League.

Su mayor virtud, es sin duda el remate al primer toque. Es un jugador con una increíble capacidad de jugar de primeras. Tanto a la hora de rematar, como a la hora de recibir de espaldas y tocar fácil de cara, lo que hace que sea un jugador que genere muchos espacios y al que no le puedes dejar ni un centímetro.


Porque además, es un finalizar nato. De los que no se lo piensa dos veces. Primero dispara y luego pregunta. Es rápido, no necesita mucho para armar la pierna y siempre juega al límite, lo que le hace un jugador difícil de defender.

Es muy inteligente en los últimos metros y conoce sus límites. Sabe que no es alto ni corpulento y por eso rehúye de luchar con los centrales, del cuerpo a cuerpo y los balones aéreos. Si no que busca continuamente el desmarque, busca pasar desapercibido en la jugada, para poder rematar por sorpresa.

Es de esa clase de delantero que se las ingenia siempre para tener al menos una ocasión clara en cada partido, gracias a ese olfato de gol que posee, a su buena colocación y a una gran habilidad de desmarque.

En definitiva, un jugador trabajador, de los llamados, de equipo. Un delantero rápido, que tiene en el límite del fuera de juego su hábitat natural, con el gol como único objetivo y que puede ser un complemento perfecto a todos esos jugadores de calidad que vienen en la nueva generación de oro de los `diablos rojos´.

Artículos relacionados