thumbnail Hola,

El joven jugador, de 18 años, llegó a estar en la preselección de Joachim Löw para la Euro 2012 e hizo su debut con la absoluta, aunque finalmente fue uno de los descartes

El joven Julian Draxler, es tan sólo el último gran talento de la nueva generación del fútbol alemán. Después de la aparición de los Müller, Kroos, Götze, Schurrle o Marco Reus, ha llegado, y llamando con fuerza, el joven medio del Schalke 04.

Draxler llegó al Schalke 04 con tan sólo 8 años y desde entonces no ha parado de batir récords. A los 17 y 177 días de edad, ya hizo su debut con el primer equipo, en un partido de Liga frente al Hamburgo, convirtiéndose así en el jugador más joven en vestir la camiseta de los mineros. Y el cuarto en la historia de la Bundesliga tras Nuri Sahin, Ibrahim Tanko y Jürgen Friedl. Cuatro días después, firmaría un contrato profesional con el primer equipo y diez días después de su debut, se convertiría en el nuevo ídolo de la afición minera al marcar un auténtico golazo en el minuto 118 del partido entre el Schalke 04 y el Nuremberg, decidiendo así la eliminatoria de cuartos de final de la DFB Pokal.

Esta temporada, ha adquirido aún mayor protagonismo y ha sido a sus 18 años, un titular habitual en las alineaciones del club del Gelsenkirchen.

JULIAN DRAXLER | Schalke 04, Centrocampista, 18

ESTADÍSTICAS
Partidos 69
Goles 8
Asistencias 7
PERFIL DEL JUGADOR
Fin contrato 2016
Valor €11m
Se parece a... Özil/Kaká

Estamos, sin duda, ante una de las mejores y más prometedoras promesas del fútbol alemán, y no es que estén justos de jóvenes valores en Alemania precisamente.

Draxler es un centrocampista polivalente, puede alternar varias posiciones de ataque sin problemas. Él se desenvuelve mejor en la mediapunta, con libertad para poder caer a bandas y poder hacer daño con sus pases al hueco. Aunque este año, ha jugado la mayoría de las veces escorado a la banda izquierda.

Sólo Draxler, el más joven, destacó en cada entrenamiento (previo al Euro 2012). Se ganaba el puesto cada día.

- Joachim Löw

Es un jugador muy rápido, con una gran zancada gracias a sus 185 centímetros de altura. Ese estilo de zancada, con el que a mí personalmente, me recuerda a Kaká en sus buenos tiempos.

Se trata de un jugador con un gran desparpajo para su edad y que tiene un descaro de crack. Es de ese tipo de futbolista que necesita participar en el juego, estar en contacto con el balón. Por lo que tiene mucha movilidad, no para de caer a banda cuando juega por dentro, bajar a recibir para construir, tirar diagonales, etc.

Su mayor virtud, es sin duda una visión de juego privilegiada. Que une además a una fantástica habilidad para dar ese último pase capaz de romper la línea defensiva del rival.

Por último, destacar su buen disparo desde media distancia, algo que suele intentar bastante, confiado de sus posibilidades. Así marcó aquel primer gol al Nuremberg, con la zurda además. Y es que, a pesar de ser diestro, tiene también un buen manejo de la pierna izquierda, con la que no se lo piensa a la hora de centrar o disparar a portería. Y esto, es algo que le hace más peligroso e imprevisible, ya que le permite salir del regate por cualquiera de los dos lados y terminar la jugada con acierto.

Aunque lógicamente, también tenga algún debe, como la manera de entrar a por la pelota, donde tiene que aprender a ir mucho más fuerte. O su irregularidad en ciertas fases de los partidos, algo bastante habitual y recurrente en jugadores tan jóvenes y que se debe corregir con el tiempo. Debe ir apareciendo mucho más en el partido.

En fin, que estamos ante una auténtica joya de jugador. No en vano, hablamos de un futbolista que con tan sólo 18 años, ya fue incluido por el seleccionador alemán Joachim Löw en la preselección para la pasada Euro 2012 y le hizo debutar en el primer amistoso de preparación frente a Suiza. Aunque finalmente te quedase fuera de la lista definitiva.

Un proyecto de crack, al que habrá que seguir de cerca.

Artículos relacionados