thumbnail Hola,

Casillas, Higuain y Balotelli, entre otras estrellas, han dañado su reputación con actuaciones muy pobres en Brasil

Por Greg Stobart | Brasil

Ha sido una de las mejores copas del mundo, llenas de goles, dramas y calidad. Sin embargo, pese a todo el entretenimiento, no todo el mundo puede ser una estrella.

España, Inglaterra e Italia están entre los grandes fracasos, despidiéndose del campeonato a las primeras de cambio y, naturalmente, ha habido señalamientos y recriminaciones.

Algunos jugadores han regresado de Brasil han vuelto con una reputación más baja que cuando llegaron.

Steven Gerrard es el capitán del Liverpool y de Inglaterra, Diego Costa acaba de firmar con el Chelsea por 44 millones e Iker Casillas tiene 156 participaciones con la Roja.

Sin embargo, las estrellas principales no han podido rendir en la Copa del Mundo.

DIEGO COSTA


Diego Costa dominó la preparación para la defensa del campeonato del mundo desde que eligió jugar con la selección española y debutar contra Holanda en medio de preocupaciones sobre su estado de forma.

De hecho, probablemente no debería haber ido a la Copa del Mundo debido a la lesión muscular que le afectó al final de temporada pese a los 36 goles para el Atlético de Madrid. Su introducción en el grupo coincidió con la caída de un equipo que venía de ganarlo todo.

Costa nunca apareció para entenderse con sus compañeros y pasó prácticamente desapercibido en el horrible debut de España ante Holanda (5-1). En el segundo partido, ante Chile, el del Chelsea perdió una oportunidad de oro a principios de la segunda mitad para meter a su equipo en el partido.

STEVEN GERRARD


Steven Gerrard tiene la costumbre de cavar su lado alejado de los problemas, cuando lo necesitan. También tiene la costumbre de cometer errores que le cuestan caro a su equipo.

Este último fue el caso durante la desastrosa fase de grupos de su combinado, lo que ha sucitado la posible jubilación del centrocampista del Liverpool del fútbol internacional.

Todavía aturdido por el resbalón contra el Chelsea que le costó la Premier League a los suyos, los errores del centrocampista ante Uruguay se aseguraron que los ingleses se marcharan a casa por primera vez desde 1958.

Con un tropiezo en la línea del centro del campo, dejó a Luis Suárez que cerrara el partido para y permitir que fuera su compañero de equipo quien se mantuviera con opciones de pasar a octavos.

IKER CASILLAS


El sentimentalismo de Vicente Del Bosque dañó a España cuando decidió seguir con Iker Casillas como su capitán y portero a pesar de que jugó un papel secundario con Diego López en Liga.

Cuatro años después de levantar la Copa del Mundo en Sudáfrica, Casillas fue la clara imagen de un torneo caótico para los vigentes campeones.

Recién llegado de la final de la Champions League frente al Atlético, Casillas fue el peor parado de la derrota ante Holanda. Con un control defectuoso en una pelota y un mano a mano de Robben que lo dejó sentado a las primeras de cambio, Casillas, capitán que ganó un Mundial y cuya leyenda se extiende a 156 participaciones, puede estar viviendo sus últimos días como internacional.


GONZALO HIGUAIN


Antes de la Copa del Mundo se habló mucho sobre el mortal tridente de ataque argentino que formarían Lionel Messi, Sergio Agüero y Gonzalo Higuaín.

Sin embargo, mientras que Messi sí ha cumplido con su parte, Higuaín no ha ofrecido el resultado espereado. El jugador del Nápoles llegó al torneo con un problema en el tobillo pero ha jugado como si tuviera seis lesiones más.

A Higuaín se le ve pesado cuando corre y no tiene claridad de cara  a portería a la hora de crear o rematar las oportunidades que ha tenido. El ejemplo más claro de su rendimiento es que cuando empataban 0-0 frente a Irán fue sustituido en el minuto 76.

En algunos partidos ha estorbado más que ayudado y con la lesión de Agüero, Lionel Messi siente la responsabilidad de tener que tirar del carro argentino solo.


MARIO BALOTELLI


La Copa del Mundo empezó bastante bien para Mario Balotelli cuando marcó en la victoria de Italia sobre Inglaterra por 2-1 en Manaus.

Sin embargo, ese fue su primer gol y el último que tanto él como la selección "Azzurri" harían en el Mundial y acabaría viendo la eliminación del torneo impotente desde el banquillo mientras su equipo caía por 1-0 ante Uruguay.

Balotelli fue sustituido en el descanso de se partido después de no hacer nada digno de mención en los primeros 45 minutos, a parte de jugarse la tarjeta roja.

El delantero del Milan también mostró su peor cara en la derrota por 0-1 frente a Costa Rica. Cesare Prandelli dimitió tras el torneo y Balotelli bien podría haber hecho los mismo para dejar su sitio a Ciro Immobile en vez de mostrar su falta de actitud.

Artículos relacionados