thumbnail Hola,

Luego del partido, el Pistolero acusó un golpe en el ojo por parte del italiano y le restó importancia a la mordida de la que habla el mundo entero

Las imagenes son muy claras. Luis Suárez mordió en el hombro a Giorgio Chiellini en la jugada previa al gol con el que Uruguay le ganó a Italia en el último partido de la fase de grupos del Mundial de Brasil 2014, logrando la clasificación a octavos de final.

En la misma incidencia, hay un codazo del italiano sobre el uruguayo. El árbitro bien pudo haber expulsado a ambos, pero optó por no hacerlo, posiblemente por no ver la falta. El técnico Celeste, Oscar Tabárez, defendió a Suárez, cargando directamente contra la prensa inglesa.

Él, el protagonista una vez más de un suceso de este tipo, le puso hielo a la herida: "Son situaciones que pasan dentro de la cancha. Él me pechó con el hombro y a mi me quedó el ojo así también", explicó a Canal 10 en referencia al codazo que le lanzó su rival.

Suárez se mostró además "muy contento por la clasificación", pero dijo que "hay que ir de partido a partido", recordando que ahora "estamos al límite, porque si ganamos seguimos, pero si perdemos, nos vamos para casa".

En cinco días, el Pistolero pasó de héroe, por el doblete a Inglaterra, a villano, por el incidente con el azzurro. Sin embargo, se limitó a aclarar que "después de haberle ganado a dos campeones del mundo, dejarlos por el camino enorgullece mucho" y se permitió desear hacer un gol en el Maracaná en el partido de octavos de final.

Artículos relacionados