thumbnail Hola,

Tras jugar contra Bosnia con cinco defensas, Alejandro Sabella probó con los tres delanteros en el entrenamiento de este martes

El mensaje que bajó desde el plantel, con el capitán Lionel Messi a la cabeza, luego del sufrido triunfo sobre Bosnia-Herzegovina en el debut fue claro: los jugadores de la Selección argentina no se sienten cómodos con el esquema de cinco defensores que experimentó Alejandro Sabella y prefieren jugar con tres hombres de punta. Y luego del contraste entre las actuaciones del equipo en el primer y segundo tiempo del debut, el entrenador eligió escuchar el reclamo popular: en la práctica de fútbol de esta mañana, el técnico paró el 4-3-3 con el que el equipo mejores rendimientos mostró a lo largo de todo el ciclo.

Sin embargo, tenía una sorpresa preparada. Porque, al igual que en el entretiempo del encuentro contra el conjunto europeo, Gonzalo Higuaín ingresó en reemplazo de Hugo Campagnaro, pero en la mitad de la cancha se mantuvo Maxi Rodríguez por sobre Fernando Gago, quien jugó para los suplentes pese a haber sido el hombre que le cambió la cara al equipo en el Maracaná.

Hubo una tercera variante en la alineación, aunque fue únicamente por precaución: Enzo Pérez apareció en lugar de Ángel Di María, quien realizó tareas en el gimnasio por una fatiga muscular, pero en principio no tendrá problemas para jugar el sábado contra Irán, en el partido que puede asegurar la clasificación a los octavos de final. En definitiva, los once que paró Sabella fueron Romero; Zabaleta, Garay, Federico Fernández, Rojo; Maxi Rodríguez, Mascherano, Rojo; Messi, Higuaín, Agüero.

Por otra parte, a buena noticia de la mañana la entregó Rodrigo Palacio, quien dejó atrás el esguince de tobillo que había sufrido en el amistoso contra Trinidad y Tobago y lo dejó afuera del partido contra Bosnia. El delantero participó del ensayo para los suplentes y no mostró rastro alguno de la lesión, por lo que es segura su presencia en el banco frente a los asiáticos.

Artículos relacionados