thumbnail Hola,

A pesar de que el volante de Boca jugó solamente 45 minutos, fue quien más veces se encontró con Leo. Un dato más para entender por qué es una pieza clave en el esquema de Sabella.

No había tenido el mejor semestre, ni el mejor año para el caso. Su paso por Vélez estuvo plagado de lesiones y en Boca le costó asentarse, sin contar que terminó el torneo con un esguince de rodilla. Tal vez por todo esto Alejandro Sabella decidió dejar fuera a Fernando Gago de este primer partido del Mundial, decisión que en el postpartido aceptó como un error, ya que su ingreso fue clave para cambiarle la cara a la Selección.

Sabella vio un primer tiempo donde a Argentina le faltó generación de juego, porque Lionel Messi se tiraba muy atrás y porque Sergio Agüero estaba desconectado del resto del equipo. Entonces, se impuso el ingreso de Gago, que entró en el entretiempo junto con Gonzalo Higuaín, otra pieza clave para el cambio que se dio entre el primer tiempo y el segundo.

A partir de ahí, se comenzó a ver otra manera de jugar en la Albiceleste, mucho más habituada a ese esquema, con el volante de Boca en la cancha. Fue el primer pase de la mitad para atrás e hilvanó el ataque de mitad para adelante, permitiéndole a Messi poder jugar un poco más adelantado, sin tener que comprometerse tanto con la generación.

Desde allí se puede explicar por qué Gago haya sido quien más veces se encontró con la Pulga. Le dio 18 pases correctos y fue quien más veces lo buscó. Él es sin dudas el mejor socio que tiene el diez en la cancha y por eso llama la atención que el entrenador no lo haya puesto de arranque. Lo demostró en las eliminatorias, en los amistosos y hasta se puede pensar que su presencia en la lista definitiva tuvo que ver con este entendimiento. 

Artículos relacionados