thumbnail Hola,

El juego de La Roja puede verse muy perjudicado por la climatología, algo a lo que los jugadores no están acostumbrados

OPINIÓN

La Copa del Mundo está a la vuelta de la esquina y España afronta en Washington su última prueba ante El Salvador en un partido de 'pruebas y aclimatación'.

Aunque el partido pueda parecer intrascendente, la preparación a las condiciones americanas es algo que preocupa y con razón a Vicente del Bosque. Y es que el calor y la humedad en Brasil pueden ser los peores enemigos para España en el torneo intercontinental.

"España aburre" o "El juego de España es muy previsible" son dos de las frases más escuchadas últimamente sobre la selección nacional. Es cierto que el juego de toque y toque no agrada a todos y el 'estilo Barcelona' empieza a cansar a algunos por su monotonía.

Pues ahora, sumadle 30 grados y un 80% de humedad, un cóctel que cae sobre los jugadores como una losa. La frescura del equipo español puede acusar la climatología, convirtiendo cada partido en un 'sufrimiento' y las ideas en planes difíciles, sobretodo cuando eres el rival a batir y tu poderío físico es una de tus peores armas.

Lamentablemente, cualquiera de las selecciones sudamericanas tiene una gran ventaja en este campeonato, por lo menos en ese sentido. En la fase clasificatoria, hemos visto partidos en condiciones casi extremas pero la aclimatación de muchos jugadores es ya parte de la rutina, si bien la mayor presencia de estrellas de estos combinados en Europa puede balancear un poco la situación.

Sin embargo, cada vez tengo más claro que Sudámerica es territorio de sudamericanos y que España sólo puede agarrarse a su talento y magia para lograr algo más que improbable.

Relacionados