thumbnail Hola,

El técnico español denuncia la agresividad del equipo de las estrellas de la liga norteamericana, donde los bávaros recibieron varias entradas peligrosas

Pep Guardiola, entrenador del Bayern Munich, siente que el entrenador Caleb Porter no hizo demasiado para detener a sus jugadores de hacer entradas peligrosas en el partido del miércoles que terminó con victoria de 2-1 para el equipo americano.

El entrenador catalán protestó por las entradas que sufrieron Xherdan Shaqiri y Bastian Schweinsteiger a manos de Osvaldo Alonso y Will Johnson respectivamente. A Guardiola se le vió gritandole a Porter numerosas veces y desistió de estrechar manos después del partido, donde previamente increpó al árbitro. Pep asegura no haber visto a Porter y por eso no estrechó su mano, pero fue visto haciendo con el dedo algunos gestos de desaprobación al momento que Porter se acercaba. "No lo vi", aclara.

Ya en declaraciones a los medios, el técnico afirmó: "Tratamos de respetar las reglas del juego. Vinimos a jugar de la mejor manera posible. Venimos con respeto para todos los fans, a respetar al oponente. Venimos con algunos jugadores que volaron 12 horas para jugar 15 minutos por respeto al juego y a la MLS. Aprecio el esfuerzo de mis jugadores"

Así respondió el técnico ante la pregunta por las entradas que reibieron sus jugadores: "¿Entradas duras? No importa. Pasó como tenía que ser. No es mi trabajo preocuparme por sus entradas. Es trabajo de otra persona. Pero no sé si lo hizo".

Aún así, el entrenador se dió tiempo para felicitar al equipo contrario y espera que se les invite de nuevo para tomar revancha. El que sí recibió un apretón de manos fue Thierry Henry, que fue dirigido por Pep entre 2008 y 2010 en el Barcelona y explicó que la reacción de Guardiola está justificada ya que "no le gusta perder".

Porter admitió que Guardiola es uno de sus ídolos y desestimó hacer más grande la situación con el técnico: "Es una cosa mínima, no hay razón para siquiera hablar de ello. Los entrenadores se molestan y ustedes también me han visto. Como dije, hay muchas cosas buenas de qué hablar hoy y no hay razón para hacer una historia de ello".

El entrenador del combinado de estrellas americanas admite que cree que hubo un par de entradas salidas de tono y admite: "No estuve feliz con ello, pero son cosas que pasan en un juego, no hay mala intención en esas jugadas".

Artículos relacionados