thumbnail Hola,

Así lo ha hecho saber el Presidente de la DFB al saber del malestar internacional ocasionado por el festejo de la Copa del Mundo

Wolfgang Niersbach, presidente de la Federación Alemana de Fútbol (DFB), ha compadecido ante los medios lamentando el posible daño causado durante la celebración del Mundial en Berlín por parte de los jugadores campeones. En dicha celebración, bailaron "la danza del gaucho" ante todo el mundo, siendo un baile agachado imitando a los argentinos y enderazados imitando a los alemanes.

La prensa alemana se hizo eco del baile, por lo que las críticas hacia la selección fueron numerosas. Niersbach supo del origen de ello gracias al mánager de la selección, y defendió a los jugadores: "Sé por Oliver Bierhoff que la idea surgió espontáneamente en medio de la emoción y la alegría. Todos son gente absolutamente decente, que en ningún caso pretenden reirse de nadie, sino que dieron rienda suelta a sus ganas de festejar. Lamentamos que haya sido malinterpretado por algunos".

El presidente de la DFB anunció que se disculpará personalmente ante Julio Grondona, su homólogo en la selección argentina, para aclarar y evitar cualquier tensión sobre el malestar que se haya podido causar. La prensa del país ha descrito la acción como "un gol en propia puerta" y poco respetuosa para el Campeón del Mundo ante su rival en la final, Argentina.

Frankfurter Allgemeine Zeitung lo califica como "La fiesta ante la Puerta de Brandeburgo derivó en un gigantesco gol en propia puerta. Con esa lamentable parodia se ensució la imagen de nación tolerante y abierta al mundo tras ganar la cuarta Copa del Mundo".

El baile protagonizado por Götze, Klose, Kroos, Schürrle, Mustafi y Weidenfeller fue el protagonista en más medios alemanes. Der Tagesspiegel la describe como "de mal gusto", destacando que es la imagen que se quedará en las retinas del mundo, más que en la celebración. Die Tageszeitung, en cambio, lo califica de "absurda escenificación" y como una "falta de respeto". Sin embargo, otros medios como Die Welt o BILD, no quieren hacer una montaña de un grano de arena, y lo describen como una "tontada" sin más.

Artículos relacionados