thumbnail Hola,

El técnico catalán no pudo sostener la ensaladera que se entrega al campeón de la Bundesliga

El triunfo liguero del Bayern Múnich terminó, como viene siendo habitual, en un baño de cerveza del que no se libró el técnico Pep Guardiola, ganador por primera vez del campeonato alemán.

La ensaladera se cayó de las manos del entrenador catalán, quien reconocía no estar familiarizado con el peso del galardón, 24º en la historia de los bávaros.

"Es el nº 24 de Bayern, pero el primero para mí", reconocía.

"Se me cayó porque estaba muy resbaladizo es muy pesado y tengo que practicar más"

"Parece sencillo ganar la Liga alemana", destacó también, "y parece un título pequeño tras el triplete de la temporada pasada, pero quiero que los seguidores sepan que no es fácil conquistarlo".

En cuanto a la ducha de cerveza en sí, no le molestó. "¿Que pringa. Da igual porque soy calvo?", había dicho en declaraciones recogidas por Mundo Deportivo.

 

Artículos relacionados