thumbnail Hola,

El futuro técnico del conjunto bávaro tendrá que abrir sus entrenamientos al público según la costumbre del club de acercar los jugadores a la afición

Pep Guardiola, durante su etapa en el FC Barcelona, mantuvo la costumbre de entrenar a puerta cerrada, pero en el Bayern Múnich tendrá que dejar ese hábito de lado. El presidente del club alemán, Uli Hoeness, ante las preocupaciones de los aficionados, ha asegurado al diario Tz que “los hinchas no tienen por qué preocuparse”.

El máximo mandatario bávaro recalcó que el club no perderá la tradición de permitir a sus aficionados ver los entrenamientos. Éstos han asistido a los entrenos desde hace varios años y el presidente del Bayern no dio pie a posibles dudas sobre lo que sucederá a partir de junio. “No tenemos previsto cerrar todo ni cerrar la calle Säbener”.

Con esto los aficionados tienen la certeza de que podrán continuar yendo a los entrenamientos. El nuevo técnico de Sampedor no cambiará la dinámica del club. Tan solo ocurrirá un cambio de banquillo por lo que los hinchas no deben temer ante esta posible amenaza. Hoeness ha confirmado que nada trastocará “la tradición del Bayern de que los hinchas puedan ver de cerca a sus ídolos”.

Este miedo creciente surgió temporadas atrás cuando la llegada del entrenador Jürgen Klinsmann acrecentó la polémica sobre la posibilidad de cerrar los entrenamientos. Finalmente todo continuó a la normalidad pero con la llegada de Pep Guardiola al banquillo del equipo alemán han vuelto a surgir estas dudas, que pronto han sido disipadas.

Artículos relacionados