Jurado, Escudero, Domínguez, Juanan, Joselu y Carvajal, seis españoles en Bundesliga

La buena fama de la escuela española propicia que se paguen cantidades muy altas por jóvenes promesas que no tienen opción en la Liga por economía y competitividad
 José David López
 Análisis | Bundesliga
Síguele en

Las categorías inferiores de la selección española han sido durante las últimas décadas, un potente hervidero constante de jugadores interesantes. El talento y la capacidad asociativa son sus premisas, las que han acabado por aportar mayores satisfacciones que nunca no sólo en torneos inferiores, sino al máximo nivel cuando esas enseñanzas alcanzaron la élite. Frescura, desborde, clarividencia y una escuela con el mejor de los currículums posibles para cada uno de los jóvenes que por allí pasan. Dar cobijo y asentamiento a tan frecuente y poderosa camada de juveniles prometedores, nunca ha sido fácil en clubes de primer nivel y aunque sí es cierto que el modelo de éxito más laureado futbolísticamente une los productos de la cantara con aportes extranjeros, sólo los ‘elegidos’ lograron tener continuidad en los ‘gigantes’ de la Liga española.

Desde tiempos ancestrales clubes como Real Madrid y Barcelona (lo de Valdebebas es digno de estudio cada temporada), acumulaban productos de su cantera por todo el mapa español, situando por cesiones o ventas a muchísimos de sus chicos en los clubes de Primera-Segunda División (rara vez hay un club que no tiene a un canterano que vistió de blanco). Pero la incapacidad económica de muchos clubes españoles estos últimos cursos, unido a la mayor aportación externa tras el entusiasmo globalizado generado por el potencial de los chicos en torneos internacionales inferiores, amplió el abanico de posibilidades de mercado al extranjero. Ahora hay juveniles culés en Portugal o Austria, proyectos blancos en Turquía o Chipre y una larga lista de jugadores que, en muchos casos ya no tan jóvenes, han alcanzado cierta estabilidad profesional lejos de nuestro país. Su hábitat natural no les concedió muchas oportunidades pero la magnífica reputación de sus escuelas les abre ahora puertas tan apetecibles, atractivas y gratificantes como las de la Bundesliga, que ha invertido cifras impensables (los tres fichajes de este verano suman 18 millones de euros y en dos casos concretos ni siquiera han tenido minutos en Primera División) para arrancar su actividad este viernes con seis españoles.

José Manuel Jurado y Sergio Escudero (Schalke 04): Resignación es la palabra ideal que los dos jugadores que han quedado este año en Gelsenkirchen (eran tres antes de la marcha de Raúl González) tienen interiorizada hace tiempo respecto a su periplo germano. Jurado nunca ha podido estabilizarse en el esquema titular, del que ha entrado y salido con la misma celeridad que sus comentarios siempre polémicos criticando las decisiones de su entrenador incluso en redes sociales. Pese a su alto precio, la inversión (13 millones) no se ha rentabilizado y lleva más de un año pidiendo la salida o un regreso a la Liga. Sin ser concedido, tendrá que sacar fuerzas para imponerse por fin este curso dentro de un equipo que sigue necesitando clarividencia medular que él puede aportar. Escudero, por su parte, ha acumulado una lesión tras otra desde que llegara hace dos años procedente del Murcia, desde el que se rechazaron ofertas poderosas de la Liga española. Su apuesta era de riesgo pero no ha podido canalizarla por el camino adecuado debido a múltiples problemas físicos que, añadiendo la fuerza del lateral zurdo titular (Fuchs), han impedido que tenga continuidad. Dos luchadores que deben revertir la situación en suelo ‘minero’.

JURADO-ESCUDERO: NECESITADOS DE REACCIÓN EN PRUSIA

Juanan (Fortuna Dusseldorf): El central criado en la cantera del Deportivo e impulsado por el Real Madrid, llegó al fútbol alemán hace ya año y medio. Tuvo que elegir un club poderoso a nivel de masa social y proyecto ambicioso, pero que aún estaba en segunda división, algo que rápidamente superó con el ascenso de este pasado verano. Será debutante en la Bundesliga pero su principal objetivo es terminar de ser fijo en los esquemas del equipo de Westfalia. El imponente Esprit Arena (increíble que un recién ascendido tenga un estadio nuevo de 54.000 espectadores que siempre llena) espera ver al zaguero español entre sus habituales gracias a su potencia, fuerza, corpulencia (1.94) y facilidad para imponerse por alto, donde ya ha dejado goles importantes. Un español con apariencia germana dispuesto a seguir progresando en uno delos modestos.

JUANAN: EL 'GIGANTE' DEFENSIVO DE ASPECTO ALEMÁN

Álvaro Domínguez (Borussia Monchengladbach): El incipiente y ambicioso proyecto de un clásico por intentar recuperar su antigua magia internacional, el Gladbach endiosado en los años 70, requiere ayuda española y la aportación será defensiva en los pies de Domínguez. El canterano del Atlético de Madrid, que ya ha entrado en los planes futuros de Vicente del Bosque para la selección absoluta (ha estado en concentraciones pensando en próximas llamadas), ha costado nada menos que 7 millones de euros, lo que evidencia una gran apuesta del equipo pues, además, es titular desde su llegada para intentar paliar la baja de uno de sus puntales estos últimos años, el brasileño Dante (traspasado al Bayern). El madrileño puede mejorar incluso esa aportación por su solvencia en juego aéreo, capacidad en largo para sacar la pelota jugada y contundencia por físico. Un estilo muy ‘alemanizado’ que puede encontrar merecidos réditos en un equipo interesante como pocos.

DOMÍNGUEZ: UNA FUERTE APUESTA EN UN 'CLÁSICO'

Joselu (Hoffenheim): El delantero hispano-alemán nacido en Stuttgart pero criado en la cantera del Celta de Vigo, llegó a debutar en Segunda división con los celestes antes de que el Real Madrid se lo llevara hace ya dos años pagando 1.5 millones de euros y ganando la partida a otros clubes interesados. Su progresión fue máxima en el Castilla, donde debido a sus goles, se convirtió en referente anotador y máximo realizador este curso en la categoría (2ªB, con 26 goles). A pesar de haber logrado jugar unos minutos en Liga con la primera plantilla madridista, su ascenso con el filial blanco le obligaba a tomar la decisión de seguir luchando por un puesto difícil en la delantera de Mourinho o aventurarse, tomando la opción de regresar al país donde nació. El Hoffenheim no titubeó y con 6 millones de euros, logró una contratación que pese a sus goles, no deja de sorprender teniendo en cuenta que nunca fue fijo en categorías inferiores (algo más con los sub 19) y que su nuevo club pagó menos incluso por un internacional suizo consagrado como Derdiyok. Un global que refleja el poderío y valor de la cantera española en Europa.

JOSELU: GOLES HISPANO-ALEMANES A PRUEBA

Dani Carvajal (Bayer Leverkusen): Un guion parecido ha vivido este verano otro canterano madridista, un carrilero diestro que llegó a la escuela del Real Madrid hace diez años y que se marcha tras haber dejado en el segundo nivel español al Castilla. Consagrado hace mucho tiempo como el lateral diestro fijo, campeón de Europa Sub 19 en 2011 y con solo 20 años, fue consciente de que no iba a gozar de un ascenso a la primera plantilla este curso, por lo que decidió aceptar la gratificante apuesta del Bayer Leverkusen. Allí coincidirá en esa posición con otro hispano-alemán como Gonzalo Castro, lo que será importante para su adaptación, aunque los 5 millones de euros que ha costado su traspaso, evidencian una clara apuesta de futuro. Su lucha por un puesto titular ya ha empezado.

CARVAJAL: LA AVENTURA GERMANA DEL CARRILERO BLANCO