thumbnail Hola,
David Silva, Juan Mata y la necesidad de ir al extranjero para ser reconocido

David Silva, Juan Mata y la necesidad de ir al extranjero para ser reconocido

Getty Images

Dos estrellas de la Selección que, debido a la incapacidad del fútbol español, salieron al extranjero buscando reivindicaciones que ahora les cubren de gloria. Hubo y habrá más...

 José David López
 Fútbol Internacional
Síguele en

En los seis primeros meses de este año 2012 se han marchado de España 40.652 personas, un 44% más que el año anterior. Un claro reflejo de la situación de extrema necesidad económica que vive buena parte de la sociedad y de la necesidad de volver a tener sueños que alimenten el día a día. Son más jóvenes que nunca, están más preparados que nunca y son producto de una generación que muchos catalogan como ‘perdida’, aunque ninguno de ellos ha decidido que esa etiqueta defenestre sus intenciones de futuro. Los hay arquitectos, empresarios, profesores y, desde luego futbolistas, ya que en los últimos tiempos, se ha multiplicado exponencialmente la ‘fuga de cracks’ españoles al resto del planeta. Un estilo inconfundible, un patrón que ahora mismo impera como el más atractivo del planeta fútbol y experiencia en un campeonato tan poderoso como la Liga, generan suficientes réditos para que la nómina salarial acumule beneficios lejos de España.

Aunque no es esa vertiente la que provocó que algunos de ellos buscaran alojamiento extranjero. El nivel ultra-competitivo de Real Madrid y Barcelona, ha provocado que la Liga española sea la que une a los dos clubes más potentes del momento pero, de igual manera, ha debilitado la fortaleza del resto. Clubes como Atlético, Valencia, Sevilla o Athletic, deberían poder ser capaces de mantener equilibrado el campeonato pero sus esfuerzos son inútiles y las diferencias cada vez mayores, lo que provoca que muchos de sus jugadores tengan que pensar en un cambio de aires extranjero para poder lograr éxitos internacionales. Sin opción a hacerse hueco en las dos plantillas más poderosas del momento o con mínimas opciones como jóvenes canteranos, son varios los jugadores españoles que decidieron dinamizar el mercado europeo reforzando a varios de los gigantes continentales para reclamar su particular justicia, la de ser reconocidos como jugadores sobresalientes. Ahora, muchos de ellos son campeones de Europa y del Mundo, suficiente currículum como para pasar a la historia gracias a sus ‘aventuras’ extranjeras, las que impulsaron sus carreras y reivindicaron su posición estelar en el panorama actual.

La Selección Española que ha recalcado en esta Eurocopa 2012 su dominio global, tiene cuatro jugadores actuando en el extranjero y todos ellos es el campeonato que más sombra hace a la Liga, una Premier League absolutamente clave en la mejora individual y colectiva del grupo español. Actualmente hay hueco para Fernando Torres (Chelsea) o Pepe Reina (Liverpool), pero además, el fútbol inglés impulsó en su momento de manera determinante, el crecimiento y la progresión de Gerard Piqué (ex Manchester United), Xabi Alonso (ex Liverpool), Álvaro Arbeloa (ex Liverpool) o Cesc Fábregas (ex Arsenal). Todos ellos jugadores habituales ahora mismo en la selección catalogada como la mejor de todos los tiempos. Pero sobre todo, ahora mismo allí se encuentran dos de las grandes 'perlas’ del fútbol de la Roja, David Silva y Juan Mata, como auténticos referentes de clubes gigantescos en Inglaterra y el mundo (nada menos que el Manchester City campeón inglés y el Chelsea campeón de Europa).

DEL BARRO EN EIBAR A ESTRELLA EN EL MANCHESTER CITY

David Silva entendió muy pronto que su capacidad para filtrarse entre líneas, alcanzar posiciones de ataque en base a su talento personal y una enorme clarividencia asociativa, podrían marcar diferencias bajo un proyecto que sí defendiera su caché. Se crio en la cantera del Valencia, aunque para ganarse allí su hueco, tuvo que lidiar con la antítesis de su estilo en el Eibar (club conocido en España por su aspecto físico y estadio constantemente embarrado), o el Celta ya con los vigueses en un nivel secundario. Pero cuando regresó, ya como una de las grandes apuestas de futuro en el fútbol español, su progresión fue imparable, logró reivindicar su lugar en la Selección y situarse como uno de los más deseados del planeta hasta que, debido a la inviabilidad económica de algunos de los gigantes europeos, el único que fue capaz de pagar lo que los ché pedían (33 millones de euros), fue el Manchester City. Ahora es el gran talento entre líneas, el más clarividente y el jugador desequilibrante por talento puro. Ha sumad adeptos, es fijo en el combinado nacional, está considerado una de las grandes estrellas del ‘Universo Premier’ y su caché ha vuelto a poner de manifiesto el tremendo error de la Liga española al dejarlo marchar. Un emigrante de lujo.

LO INFRAVALORARON EN ESPAÑA Y REINÓ EN EUROPA

Esa misma estela siguió poco después el que también fuera su compañero en el Valencia, Juan Mata. Pues junto a Silva y Villa, el asturiano logró formar un tridente de ensueño que hizo las maravillas para los de Mestalla. Pero la incapacidad para renovar su contrato y afianzarlo en su proyecto, abrió las puertas al zurdo que más títulos ha ganado en los últimos años. Y es que aquello de lo que adoleció en la cantera del Real Madrid  (aunque su primer equipo hasta los 15 años fue el Real Oviedo) fue confianza, justo aquello que abanderó Ronald Koeman cuando en un Valencia que se buscaba a sí mismo, le empujó a tomar responsabilidades y a ser diferencial con apenas 19 años. Todo lo bueno que había dejado entrever en sus años de éxitos con la selección española a nivel juvenil, empezó a reflejarse y en apenas tres años, el caché se había disparado. Llegó al Chelsea y desde el primer día, sorprendió por su eficacia, rendimiento y adaptación a las Islas, logrando un hueco en cada aficionado Blue en un año donde acabó siendo determinante para levantar nada menos que la Champions. Y es que Mata buscaba títulos, los que ahora colecciona en su salón (a esa Champions hay que añadir Mundial 2012, Eurocopa 2012, Europeo Sub 21 2011 y ahora busca las Olimpiadas).

Ayer fueron los Piqué, Cesc o Xabi Alonso, hoy son los Mata y Silva y mañana serán muchos otros. La grandeza de los futbolistas españoles hace tiempo que supera a la del global del campeonato de Liga, donde impera un monopolio que acelere esa desbandada de jóvenes talentos al fútbol extranjero. Producto nacional de máxima calidad, contrastado y querido en cualquier esquina menos aquí, donde aprendieron sus premisas en busca del éxito global. Una dinámica imparable que seguirá sumando adeptos en busca de reivindicaciones personales. Los fabrica España. Lo disfrutan todos…

Relacionados