thumbnail Hola,

Miguel Aguilar y Alfonso Loaiza vuelven con su Rebelión Universitaria para lanzar el debate definitivo acerca de Zlatan Ibrahimovic, el crack, el talento puro, y Samuel Eto'o, el depredador, el goleador de finales, el león indomable. Hay argumentos para todos y ahora eres tú quien debe decidir. ¡¡Opina!!


Sus cifras le avalan, nada menos que 20 goles lleva Zlatan bajo la elástica azulgrana, una cifra nada despreciable teniendo en cuenta que ya está a 9 de igualar la primera temporada de Eto'o en la Ciudad Condal o que es en estos momentos el quinto máximo goleador de nuestra Liga.

El Sueco, sin apenas adaptación y rodeado de criticas y dudas sobre su rendimiento, está trabajando y haciendo lo que mejor sabe, marcar goles. Él habla dentro del terreno de juego, otros, lo hacen fuera, cosas de la elegancia.

Llegó como petición expresa del técnico, por entonces nadie era capaz de ni siquiera dudar sobre las ideas de ese semidios llamado Pep Guardiola, pero un pequeño bache en sus registros acompañados por una serie de malos resultados hicieron que muchos pusieran el grito en el cielo y prácticamente rezasen por la vuelta de aquel escurridizo camerunés. Pero el tiempo pone a cada uno en su lugar, Pep sabia lo que quería desde el momento que se fijo en el ex interista. ¿Es casualidad que Messi sea pichichi esta temporada? ¿O que Pedro se haya destapado como un gran goleador? Creo que no Alfonsito.



Guardiola quería un jugador de equipo, que jugase como punta de lanza, capaz de bajar el balón, jugar de espaldas y abrir a ambas bandas, justo donde está el poder de este Barcelona. Ese es el trabajo de Zlatan, poco reconocido, pero muy necesario. Eto'o se aprovechaba de sus compañeros para hacerse grande, Ibra aprovecha su grandeza para hacer grande a sus compañeros.

En el Inter no hay Xavis, ni Messis, por eso Samu parece no ser el mismo, en un equipo como este cada uno debe buscar sus virtudes y los momentos para hacerse notar, y ahí esta el gran Diego Milito luchando por el capocanonieri mientras Eto'o lucha con Pandev y Balotelli por un puesto. Hay que saber ver más allá de los números, mas allá de los remates.

El arte de Ibrahimovic está en cada movimiento, en cada pase, en cada acción aislada, y con un poco más de fortuna y una pizca de esa magia que inunda el Camp Nou en las tardes de gloria seguro que el sueco sellará su nombre con letras de oro en Can Barça.

ALFONSO LOAIZA: Samuel Eto´o

Migue, no tengo problemas en confesar que Zlatan Ibrahimovic nunca ha sido santo de mi devoción. Veo al sueco poco certero de cara a portería, algo disperso en el juego y en búsqueda continua de florituras superfluas. Cosas del feeling. Ojalá me equivoque. En mi modesta opinión pienso que el conjunto culé precisa de un delantero centro que se aproveche del juego preciosista y de toque con contundencia en ataque y sacrificio en defensa. Un Samu Eto´o.

El sueco ayuda poco en defensa y sus esfuerzos suelen concentrarse sólo en labores ofensivas. El camerunés luce menos, hace lo fácil, que es lo verdaderamente difícil. Por cierto, salvo la temporada pasada el sueco nunca ha sido un goleador de más de 15 goles. Eto´o metía hasta en el Mallorca. Y en una temporada ya ha hecho lo que no pudo el sueco en tres, clasificar al Inter a los cuartos de final. Ibra intenta exquisiteces con demasiada frecuencia para sentirse a la altura de la excelencia del juego de Iniesta, Messi o Xavi. Y seguramente jugando más simple sería mucho más útil.

Por eso aunque metiera los dos goles ante el Arsenal, se echa de menos a Eto´o. El ariete que más lucha, presiona y se deja la piel sobre el terreno de juego para forzar los errores del contrario. Al hablar de Eto´o hablamos de un delantero nacido para jugar en el Barcelona y que por ello ha pasado a formar parte de la historia dorada del equipo catalán metiendo goles en las finales. No como Ibra, que no lo ha hecho en ninguna de las tres que ha disputado con el Barça (Supercopa de Europa y España, y Mundialito).

No te sirve de coartada ni la rebeldía del camerunés porque si Eto´o tiene la lengua larga, Ibra es tremendamente conflictivo y díscolo. Algo hará mal este sueco que tras su paso por Ajax, Juventus e Inter no le quieren ni en Amsterdam, ni en Turín ni en Milán. Quizás lo que le falte para convertirse en ídolo para una afición sea que se deje la piel y sude la camiseta igual que Eto´o o. Le recomiendo y a ti también Miguelito, que sigáis su filosofía: “trabajar como un negro para vivir como un blanco”.

Cuidadito que quien las da, las toma. El león indomable empieza a rugir: Perdona pero no olvida. Tiene dos fechas señaladas en su calendario, las semis en el Camp Nou del Barcelona de Pep y la final en el Santiago Bernabéu de Florentino.

EL DEBATE: ¿CON QUIÉN TE QUEDAS? ¿POR QUÉ? ¡¡OPINA!!

Relacionados