thumbnail Hola,

El futbolista gallego ha explicado a todo el beticismo a través de una carta los motivos de su salida del club de Heliópolis

Mucho se ha hablado estos últimos días en el seno verdiblanco sobre los posibles motivos de la salida de Jonathan Pereira del Real Betis. Bien es sabido que la relación con el técnico Pepe Mel no era del todo cordial. El representante del futbolista, Javier Picallo, comentaba esta semana que las palabras del entrenador tensaron la cuerda con el delantero e hicieron que su continuidad en el club resultase imposible.

Ha sido el propio jugador el que ha querido explicar las razones de su salida del Betis a través de una extensa carta:

"Me veo obligado a escribir estas líneas ya que se ha puesto en duda mi profesionalidad, algo que lógicamente no voy a permitir, porque si por algo me caracterizo es por darlo todo siempre. Aunque tenga dolores, y bien saben los doctores del Betis lo que pasé antes de la operación. Sabiendo lo que sé a mí ya no me sorprende nada. Respecto al entrenamiento que supuestamente me salté, hago un desarrollo cronológico: un lunes un compañero me da un golpe en el muslo. No entrené un día porque no podía ni andar, luego entrené dos días cojeando literalmente. Se da la convocatoria y decido, por precaución, no seguir forzando (algo normal en el mundo del fútbol, ya que tanto presumimos...). Curioso que el compañero que me da el golpe necesite un vendaje especial en la rodilla para poder entrenarse sin dolor. Si es cierto que me salto un entrenamiento me sorprende que no se me abriera un expediente o se me multara. Y, también, que nadie del club hablara conmigo. Tal vez porque vieron los informes médicos donde se comprueba que recibía tratamiento tres veces al día, antes y después de entrenar y por las tardes. Era un tema que sabían los altos cargos. Si aquello fuera verdad dudo que un club como el Real Betis no actuara, ¿no? Curioso...

Por no hablar del intento de humillación (no ofende quien quiere, sino quien puede) delante de todos mis compañeros como testigos. Creo que no es de recibo que te digan "no te quieren gratis ni en tu casa", en referencia al RC. Celta de Vigo, que según mi abogado Javier Picallo llegó a poner un millón de euros en julio encima de la mesa y con perspectiva de incrementar la cantidad. Lo de las faltas de respeto es ruin (aunque viniendo de quién viene, no esperaba menos). Puedo presumir de no haber tenido ni un solo problema con ningún compañero (que me eligieron como cuarto capitán de la plantilla, algo significativo) y ni mucho menos faltar al respeto a médicos, utilleros y cualquier persona del Club. Puedo ir con la cabeza bien alta y la conciencia tranquila porque traté a todo el mundo como me trataron a mí, que fue gratamente en estos tres años. Si fuera de otra manera, invito a quien se sintiera ofendido a que salga públicamente a confirmarlo.

Mi salida no es por lo sucedido estos días, que nadie se ponga más medallitas. Esto es un tema de hace meses. Simplemente, si un jugador no tiene minutos, se los busca, así como lo hice cuando fiché por el Betis, tuve la suerte de poder fichar por el Villarreal.

Una vez aclarado esto, no hubo un solo partido en el que no me dejara la piel por las 13 barras del escudo del Betis. Creo que no se me puede reprochar nada porque lo daba todo en cada partido. Sólo puedo agradecerle a la afición del Betis todo el cariño recibido. Han sido tres años en los que he vivido momentos que nunca olvidaré. Recuerdo el partido de Salamanca, cómo se nos ponía el vello de punta al ver a tanta gente recibiendo al equipo, el Villamarín lleno y coreando mi nombre, cómo aprieta cuando la gente se deja la garganta, la estación de Santa Justa donde no cabía un alma y con una gaita y una muñeira... Yo no seré un bético del universo ya que soy celtista pero por todo lo recibido en estos tres años tengo claro que siempre le guardare un cariño especial al Real Betis.

Un abrazo y mucha suerte."

Artículos relacionados