thumbnail Hola,

El equipo blanco regresa al Santiago Bernabéu después de perder ante el Celta en Balaídos (2-1). Pepe y Sergio Ramos, a una tarjeta amarilla de la sanción

El Real Madrid está en problemas. Después de caer ante el Celta de Vigo en Balaídos (2-1) ha sumado ya más derrotas en estos primeros cuatro meses de curso que en toda la temporada pasada. Está a once puntos del liderato en la Liga, en Champions se clasificó como segundo de grupo y en el sorteo del próximo día 20 podría quedar encuadrado con Bayern, Juventus, PSG, Schalke o Manchester United, y ahora debe remontar hasta en la Copa del Rey ante un recién ascendido como el Celta de Vigo.

Así las cosas, se presenta movido el regreso del Real Madrid al Santiago Bernabéu para el próximo partido de Liga ante el Espanyol, este próximo domingo. En el partido ante el Alcoyano, después de perder ante el Betis, ya hubo pitos a los que coreaban a José Mourinho. Con lo que la expectación es máxima por saber cómo recibirá el coliseo blanco al equipo, a su entrenador, e incluso a sus jugadores después de las acusaciones vertidas por Mourinho.

En el club blanco se pretendía que estos últimos tres partidos fueran el bálsamo perfecto para maquillar el irregular inicio de temporada y poder tener unas vacaciones navideñas más plácidas. Y sin embargo, tras esta derrota en Vigo, los partidos ante Espanyol y Málaga se miran con mucho más recelo. Especialmente el que se disputará el próximo sábado 22 en La Rosaleda, ante un Málaga cuarto en Liga, clasificado como primero de grupo en Champions, y con Manuel Pellegrini en el banquillo local.

Además, para ese partido, el Real Madrid podría verse sin Pepe ni Sergio Ramos. Y es que ambos se encuentran a una amonestación de cumplir el ciclo de amarillas, con el consecuente partido de sanción. Si cualquiera de los dos es amonestado ante el Espanyol este domingo, no podrían jugar ante el Málaga. Dos bajas que serían más que sensibles para el equipo blanco per sé, pero que son aún más punzantes teniendo en cuenta que Albiol y Marcelo están lesionados, y que Coentrao todavía no ha jugado desde que se lesionara ante el Ajax. Mourinho jugó ante el Celta de Vigo sin Sergio Ramos, improvisando una zaga de circunstancias, y todos saben cómo acabó, con el Real Madrid en alerta amarilla.

Artículos relacionados