thumbnail Hola,

El argentino lleva cinco semanas fuera de juego y no se espera que vuelva ya hasta 2013. Demasiado terreno perdido en el duelo con Benzema… y para su continuidad en el Madrid

“Habrá que esperar a Higuaín. Se está alargando demasiado su recuperación, no está todavía para jugar ante el Celta de Vigo”. El que habla no es otro que Aitor Karanka, en representación del cuerpo técnico, en la rueda de prensa previa al partido de Copa del Rey de este mismo miércoles, verbalizando la desazón existente en el club blanco por la ausencia del Pipita.

Y es que el argentino se lesionó el pasado 6 de noviembre, durante el partido ante el Borussia Dortmund, en el que tuvo que ser sustituido en el descanso tras sufrir un tirón en la parte posterior de su pierna derecha. Sin que el Real Madrid ofreciera parte médico alguno, trascendió que sufría un desgarro en los isquiotibiales, y entonces se programó una baja de unas tres semanas. Sin embargo, ya ha pasado más de un mes, casi cinco semanas, y el Pipita no termina de reincorporarse siquiera con el resto de la plantilla merengue en los entrenamientos.

Pero es que dados los precedentes de recaídas en el Real Madrid, y el estado actual de Higuaín, todo parece apuntar a que nadie forzará el reingreso del Pipita, que no tendrá lugar hasta el próximo año 2013. Esto es, dos meses después de que se produjera la lesión. Demasiado tiempo fuera para cualquier jugador en cualquier equipo. Pero es todavía más sangrante en la situación de Gonzalo Higuaín.

No obstante, el argentino es de ese tipo de jugadores que de vez en cuando aparecen en el fútbol que deben reivindicarse prácticamente a cada minuto. Es uno de los jugadores más veteranos de la actual plantilla merengue, llegó a Concha Espina siendo muy joven, y en todo este tiempo se ha ganado el cariño y el respeto de compañeros y afición a base de sudor. Mucho sudor. Sin embargo, su irregularidad de cara al gol y la calidad de sus compañeros le mantienen siempre en el filo de la navaja. Y esta lesión, con casi dos meses fuera, sin duda no es nada beneficiosa para los intereses del ‘20’ madridista.

Y es que en todo este tiempo ha perdido quizás demasiado terreno respecto a Benzema. Y no porque el francés haya estado de matrícula de honor en este tiempo sin Higuaín, que no lo ha estado. Pero no es menos cierto que, en igualdad de condiciones, el galo parte ya con ventaja respecto al Pipita, y este tiempo de inactividad seguro que acentúa un poco más si cabe las diferencias a favor de un Benzema que, a ojos de la directiva y el cuerpo técnico blancos, ofrece más recursos al equipo, es más combinativo, más estiloso y con un mayor margen de progresión.

Asimismo, Higuaín no sólo ha perdido terreno en el plano puramente deportivo, sino también en el extradeportivo, en el imaginario de la afición, en su cotización de cara al futuro. Lo que quizás sea más determinante a la larga, incluso. Y es que no hay que olvidar que el argentino aún no ha renovado con el Real Madrid tras algunos meses de negociación después de que este verano Mourinho le convenciera de que se quedara en el club blanco. Ahora, mientras que el argentino ha estado fuera de juego, su valedor Mourinho se ha alejado progresivamente del club, y además se han sucedido los guiños merengues con un Falcao que sí se ha mostrado realmente excelso en este tiempo. Seguro suficientes síntomas per sé para que los menos próximos al argentino clamen contra su futura continuidad en caso de que se plantee de nuevo el debate este verano. Y quién sabe si también para su valedores. Incluidos los dirigentes merengues.

Artículos relacionados