thumbnail Hola,

El jugador argentino del Barcelona dice que reconce sus errores

Javier Mascherano, futbolista argentino del FC Barcelona, habló en entrevista para el diario Mundo Deportivo, donde analizó su situación dentro del equipo catalán.

Sobre su posición en el campo tras ser un centrocampista reconvertido a central, comentó que todavía sigue sintiéndose un jugador de medio campo a pesar de haber jugado más en la defensa: "Yo siento que estoy aquí para ocupar dos posiciones, aunque si me guío por los años que llevo en el Barcelona me tengo que sentir central porque he jugado prácticamente todo el tiempo ahí. Sé que lo puedo hacer también de centrocampista. Se trata de dar lo mejor y serle útil al entrenador".

"El Barça ataca y defiende a través de la posición y el orden. Las características de sus jugadores son más ofensivas que defensivas y eso, a la hora de recuperar la pelota, hace que lo más práctico sea recuperarla a través del orden y de la presión, porque en los duelos individuales nos cuesta más. A mi entender la mayoría de centrales, que hay muchos y buenos, están más acostumbrados a defender en el hábital del área. Cuando tienes que defender lejos de la portería, con muchos metros hacia atrás, necesitas unos requisitos que son más reconocibles en un centrocampista que en un defensor", agregó.

Además, el Jefecito también habló de su situación en el club, destacando su paso por mejores y peores momentos de relación con la directiva: "Una relación con el club es como un matrimonio. Las dos partes tienen que llevarse bien. Si hay dudas es mejor hablarlo y no llegar a lo peor. Recuerdo que me fui del Liverpool no como me hubiera gustado y me arrepentiría toda la vida si me pasara lo mismo en el Barça".

El centrocampista argentino también recordó el Mundial de Brasil y, especialmente, el duro trabajo realizado allí por Lionel Messi: "Leo, a partir de octavos y cuartos de final, fue consciente de que el equipo ya no podía jugar de esa manera y de que en ese cambio había que priorizar que el equipo se fuera hacia atrás, dejándolo a él y a Higuaín aislados. Leo tenía que ayudar en defensa, replegarse, por que era lo que tocaba y porque si no era imposible. Ese cambio demuestra la grandeza de Leo. Sabiendo que eso no favorecía a su juego, nunca se opuso. Priorizó el bien del equipo sobre el personal. Sin Leo no hubiéramos llegado a la final".

Por último, Mascherano también se refirió a su nuevo entrenador, Luis Enrique: "Me gusta. Me veo reflejado en su manera de pensar porque tiene carisma, personalidad y sobre todo porque no sólo valora el talento sino también el esfuerzo. En ese punto pienso muy parecido a él".


Artículos relacionados