thumbnail Hola,

Dirigentes blancos, molestos y preocupados tras el último incidente en Twitter. El lateral español no ha vuelto a acudir a las redes sociales desde entonces

El Santiago Bernabéu todavía huele a cava tras la conquista de la Supercopa Europa el pasado martes ante el Sevilla. Más que por la victoria en sí, por la contundencia con que se logró, y por la oportunidad todavía abierta de lograr el repóquer de copas en este 2014. Ya hay tres en la sala de trofeos, y quedan ‘apenas’ otras dos por conquistar, empezando por la Supercopa de España, que se juega esta próxima semana ante el Atlético a doble partido. Sin embargo, no todos fueron días de vino y rosas la pasada semana en la Casa Blanca. Pues según ha podido saber Goal, se han vivido momentos de relativa tensión en la planta noble del coliseo blanco, preocupados por la convivencia del vestuario merengue. O más concretamente, por su proyección hacia el exterior a través de las redes sociales.

Fue hace aproximadamente una semana cuando saltó a los medios de comunicación y el gran público la última polémica en el vestuario del Real Madrid, al destaparse que Álvaro Arbeloa había difundido a través de Twitter una guía escrita por y para madridistas en la que Iker Casillas salía muy mal parado. Asimismo, el portero merengue fue acusado de pinchar como “Me Gusta” una foto con un texto bastante crítico para con su ex compañero Diego López. Una trifulca a ojos de todos que fue zanjada un día después con un comunicado público de Arbeloa pidiendo disculpas a Casillas y “a todo el madridismo que pudiera sentirse ofendido” por haber difundido semejante guía, sin habérsela leído “letra por letra”.

Desde entonces, casual o consecuentemente, Álvaro Arbeloa no ha vuelto a pronunciarse por Twitter, pese a ser un habitual de esta red social. Y en esta semana, el madridismo ha vivido acontecimientos susceptibles de ser comentados, como la propia conquista de la Supercopa de Europa, así como el anuncio oficial del traspaso de Diego López al Milan. Sintomático, sea como fuere.

El Real Madrid está ante una temporada muy ilusionante, con cinco títulos todavía en juego por delante, y con una plantilla y una disposición ideales para completar un año histórico. Y en las altas esferas del club blanco no quieren que haya el más mínimo despiste al respecto. Y mucho menos, que se airee de puertas hacia afuera. Máxime, cuando no es tampoco la primera vez que sucede algo similar en un corto espacio de tiempo.

Y es que el pasado mes de abril, desde el Real Madrid ya pidieron a la plantilla que moderaran sus mensajes en Twitter. Tras la esquina asomaba entonces de forma inminente la resolución de Liga, Copa del Rey y Champions League, y el ambiente se había enturbiado tras la publicación en Twitter por parte del mismo Arbeloa de una foto junto a Diego López, mandándole apoyo tras algunas discutibles actuaciones. Mensaje que no había tenido lugar en circunstancias parecidas con, por ejemplo, Iker Casillas. Lo que ya revolucionó al madridismo en las redes sociales.

Entonces, tras aquella petición, el Real Madrid acabó conquistando Copa del Rey y Champions League. Y nadie en el club blanco quiere ahora que situaciones similares se desboquen, con una temporada tan larga y prometedora recién empezada.



 

Relacionados