thumbnail Hola,

Nuestro columnista analiza y defiende al jugador del Barcelona. Uno de los futbolistas más señalados en estos últimos días de Mundial

Edu Polo
 Goal.com
Síguelo en
 
Periodista, FC Barcelona, Cadena SER

Me vais a perdonar, pero voy a hablar otra vez de Xavi Hernández. Admito que es un jugador al que le tengo un aprecio especial, tanto como futbolista como persona, por lo que no soy muy objetivo hablando de él, no lo puedo negar. Pero no puedo evitar escribir sobre Xavi en un momento crucial de su carrera, especialmente después de leer y escuchar muchos
comentarios en las últimas horas sobre su futuro.

Xavi no ha firmado con ningún club extranjero ni ha decidido aún su futuro. Ha aparcado cualquier decisión firme hasta que acabe el Mundial y sólo entonces decidirá qué hacer la próxima temporada. Es cierto que se lo está pensando y que su salida del Barça este mismo verano, tras 16 temporadas en el Camp Nou, es una opción cada vez más factible. Pero insisto, aún no ha tomado una decisión firme y no lo hará hasta que regrese a Barcelona tras el Mundial. Si depende de Luis Enrique y del club, Xavi seguirá en el Barça. El técnico asturiano cuenta con él, sabe que le puede dar mucho aún en el aspecto futbolístico y también en la gestión del día a día del vestuario. Y ambos, por cierto, hablan muy a menudo.

Es posible que Xavi acabe fuera del club e incluso que acabe jugando en Qatar, como se ha publicado, pero no queramos correr más que la propia noticia. Ni el propio Xavi ha tomado aún una decisión definitiva y sobre la mesa tiene muchas ofertas, no sólo la procedente de Qatar. Es sorprendente las ganas que detecto por jubilar a Xavi, la de barcelonistas que parecen haber olvidado de repente lo que ha representado y aún representa Xavi en la historia reciente del Barça, un jugador clave para entender los años más brillantes de la historia del club azulgrana y también del fútbol español. Creo que un jugador como él, que ha vestido más veces que nadie la camiseta azulgrana, se ha ganado el derecho a decidir su futuro libremente y nadie debería discutir su decisión, sea la que sea. Si decide marcharse, será porque considera que es lo mejor para el club y para él. Igual que si decide quedarse.

Es curioso observar estos días los análisis que se están haciendo del Mundial de Brasil tras la primera jornada. Contrastan las ganas que veo de jubilar a Xavi con el elogio generalizado hacia Andrea Pirlo. Supongo que queda muy ‘snob’ alabar a Pirlo, su calidad y su actuación ante Inglaterra. En cambio, Xavi está mayor y a su edad ya no tiene físico para seguir jugando al fútbol de máximo nivel. Curiosamente, Pirlo tiene un año más que Xavi, pero nadie pone en duda si la edad condiciona su rendimiento. El del italiano es un ejemplo, como podrían serlo Ryan Giggs o Javier Zanetti. Pero aquí tenemos la tendencia a dar por acabados a la mayoría de futbolistas a la que pasan de los 30.

Lo mejor que podemos hacer es esperar a que a que acabe el Mundial para hablar de Xavi y de su futuro con conocimiento de causa. Si finalmente decide abandonar el Camp Nou, definitivamente se podrá hablar de cambio de ciclo. Porque sin Xavi ya nada volverá a ser igual, ni habrá otro como él. Quizás el Barça encuentre o sea capaz de crear a un centrocampista mejor, pero que nadie espere que haya otro Xavi. Porque Xavi es único e irrepetible. Y cuando no esté, se le echará mucho de menos. Incluso los más críticos se darán cuenta entonces de la importancia de Xavi para el juego azulgrana, aunque ya sea demasiado tarde.
 

Artículos relacionados