thumbnail Hola,

La situación de los protagonistas en el marco merengue lleva a pensar en reforzar un puesto vital. Iker Casillas y Diego López pasan de los 30 años y su nivel no es el más alto

La portería del Real Madrid en las dos últimas temporadas se ha convertido en una cuestión de estado, en algo que ha dividido a la afición blanca entre partidarios de Iker Casillas y partidarios de Diego López, entre amantes de José Mourinho y contrarios al portugués -algo que por cierto sigue estando muy a la orden del día en las gradas del Santiago Bernabéu y en el madridismo en general-.

Pero lejos de ser más casillista que diegolopecista o viceversa -o que cada uno lo llame como quiera llamarlo-, lo cierto es que ni uno ni otro consiguen poner de acuerdo al Real Madrid con sus actuaciones bajo los palos y la dirección deportiva del conjunto blanco debería empezar a planear un relevo en el puesto a corto-medio plazo. Ya no solo porque el nivel de ambos no sea el de otras temporadas, sino porque Iker Casillas y Diego López acabarán la próxima temporada con 34 y 33 años respectivamente.

Con estos inconvenientes y las todavía recientes salidas de Antonio Adán y Tomás Mejías, la nómina de porteros en el Real Madrid se reduce a los dos guardametas que se han repartido los minutos esta temporada y a Jesús Fernández, con ninguna experiencia en Primera División.

En el conjunto blanco están acostumbrados a convivir con los rumores que le colocan detrás de los mejores jugadores del mundo, pero tanto en el mercado invernal como en esta ventana de verano han sonado varios porteros para reforzar el equipo. A Thibaut Courtois ya se le relacionó con los blancos a principios de año -aunque ahora parece bastante probable su vuelta a Stamford Bridge-, y ahora es el joven Jan Oblak al que colocan en la órbita madridista.

En conclusión, empieza a ser casi inevitable no pensar en buscar alternativas en el mercado y estudiar las opciones de cara a una renovación en la portería del Real Madrid. De no ser así, en dos o tres años podría vivirse algo parecido a lo que está sucediendo en estos momentos en el Barcelona, que el año que viene no contará ni con Víctor Valdés ni con José Manuel Pinto tras muchas temporadas defendiendo el marco blaugrana.

Artículos relacionados