thumbnail Hola,

El rosarino, con un hat-trick, endosado a los merengues el pasado domingo, convirtió al eterno rival en su víctima favorita, antes incluso que el Atlético de Madrid

Bien decía el 'Tata' Martino hace unos días que no había palabras suficientes para hablar de Lionel Messi y que no se fuera redundante, porque todo siempre terminaba en elogios. El Clásico nos dejó un par de récords del delantero rosarino, superando a Alfredo Di Stéfano y a Hugo Sánchez, ambos leyendas y personajes respetadas por el madridismo. También nos quedaron imágenes de Leo besando el escudo del Barcelona y el mismo enviando un mensaje a todos aquellos que le han atacado en los últimos meses.

Pero más allá del sentimentalismo que provoca un victoria de los culés sobre los merengues y de la manera en que Messi pasó por encima de Cristiano Ronaldo, el hat-trick del argentino hizo que el Real Madrid se convirtiera en su víctima predilecta de España. El astro argentino le ha convertido a los merengues 21 dianas en 27 partidos, dejando atrás al Atlético de Madrid, quien era su víctima favorita en España con 20 goles en 18 encuentros.

La capital española podría representar la máxima incomodidad para los azulgranas, pero no para el astro argentino que tiene un promedio de 1.1 goles por partido ante los colchoneros y de .8 ante los merengues. Lionel Messi le volvió este domingo a endosar un triplete a los merengues como ya lo había hecho en el año 2007 y pasó por encima de Cristiano Ronaldo que con tody y Balón de Oro no alcanzó a hacer más que un gol por la vía penal (que además no existía).

Real Madrid y Atlético seguirán siendo rivales del Barcelona en las próximas fechas y volverán a medirse ante el mejor jugador del mundo. Los dirigidos por Carlo Ancelotti se verán con los culés nuevamente en la final de la Copa del Rey en Mestalla, mientras que el Atlético de Madrid será el rival del Barça en los cuartos de final de la Champions League, además de todavía tener pendiente su visita al Camp Nou en la última jornada de la Liga BBVA. Así que alguno de estos dos, todavía podría sufrir los embistes de Messi.



Artículos relacionados