thumbnail Hola,

En la planta noble del Santiago Bernabéu decepcionó la derrota ante el Barcelona, pero escoció bastante más la actuación de Undiano Mallenco que la del técnico del Real Madrid

El Real Madrid cayó este domingo ante el Barcelona (3-4) en un partido que tuvo a su favor por dos veces: con 2-1, y con 3-2. La expulsión de Sergio Ramos, con veinticinco minutos por jugarse, fue decisiva para que el equipo blaugrana terminara de llevarse la victoria final. Que además, pone el título de Liga en un puño, con Atlético, Barcelona y Real Madrid en apenas un punto de distancia. Llama la atención precisamente que en esos duelos directos, el equipo blanco no haya podido ganar en la presente Liga ni un Clásico ni un derbi pese a estar situado en lo más alto de la clasificación. Sí lo hizo, por duplicado, en la Copa del Rey ante el Atlético, pero no en la Liga, donde apenas rascó un empate y tres derrotas. O lo que es lo mismo, un punto de doce posibles.

Gracias a esos 31 partidos consecutivos sin perder –la segunda mejor marca de la Historia del club-, el Real Madrid ha podido mantenerse como colíder con apenas nueve jornadas para el final del campeonato. Pero no es menos cierto tampoco que ese nefasto balance ante los otros dos candidatos al título está siendo una auténtica losa sobre las espaldas de Carlo Ancelotti, a quien se le empieza a acusar abiertamente de que su equipo falla en las grandes citas.

Sin embargo, esa corriente no ha terminado de calar aún en la planta noble del Santiago Bernabéu. Ni siquiera después de perder en su propio estadio ante el máximo rival, como sucedió este domingo. Al contrario, el trabajo de Ancelotti en este Real Madrid es muy valorado. La decepción es inevitable entre la directiva blanca, lógicamente, pero la premisa de cara a Carlo Ancelotti y su futuro en la entidad es firme, según ha podido saber Goal: tranquilidad. Incluso en caliente, las cabezas de los que gobiernan el Real Madrid están frías. Seguramente en estas fechas surgirán muchos debates desde fuera de Concha Espina, pero antes de que éstos se propaguen, el mensaje que trasladan desde el club blanco es claro: el técnico de Reggiolo tiene crédito ante Florentino Pérez y sus compañeros de Junta Directiva.

De hecho, si hay alguien que realmente quedó señalado tras la derrota ante el Barcelona este domingo no fue ni el entrenador merengue, ni siquiera sus jugadores, sino el árbitro. Al menos, así se comentaba en el Palco de Honor del Santiago Bernabéu, donde la indignación con Undiano Mallenco era la nota predominante. En la línea de jugadores como Sergio Ramos o Cristiano Ronaldo, por otra parte, que no se cortaron ante los medios de comunicación al sugerir manos negras en la Liga.

En el club blanco han escocido mucho los arbitrajes del navarro en los dos Clásicos de la presente Liga, y no olvidan tampoco su actuación en el partido del Camp Nou, donde entienden que también salieron perjudicados. Como en el de este domingo. Desde luego, después de este Clásico, Undiano Mallenco guarda infinitamente menos simpatías que Carlo Ancelotti en la planta noble del Bernabéu. Al menos, por el momento.


Artículos relacionados