thumbnail Hola,

Cristiano Ronaldo, Neymar e Iniesta complican la vida a Undiano Mallenco

El colegiado concedió un penalti al luso que no era; más discutible fue el de Ramos a Neymar, que terminó en expulsión del central; el pitado a Iniesta también dejó alguna duda

ANÁLISIS ARBITRAL
El Clásico fue uno de los más intensos de los últimos años, con goles y jugadas polémicas en cantidad. A Undiano Mallenco hubo tres protagonistas que le complicaron especialmente el arbitraje: Cristiano Ronaldo, Neymar y Andrés Iniesta.

Iban solamente 30 minutos de partido y el delantero del Real Madrid ya había reclamado tres penaltis. El colegiado del encuentro no le hacía caso en ninguna de esas tres ocasiones: ni cuando Javier Mascherano le quitó el balón yendo al suelo nada más comenzar el juego (Neymar casi marca en ese contragolpe), ni cuando, enseguida, Dani Alves le rozó en el aire apenas desestabilizando al portugués. Tampoco cuando Gerard Piqué, en una falta cobrada por CR7, tocó el cuero con las manos. Esta jugada, la del central del  Barcelona, fue quizás la más discutible de todas hasta ese momento. En las anteriores, Ronaldo no tenía sólidos argumentos para reclamar.

Tres penaltis en el segundo tiempo

La segunda parte fue la de la discordia. La polémica se instaló en el Santiago Bernabéu desde el momento en que Undiano vio falta de Dani Alves sobre Cristiano dentro del área (minuto 54), cuando en realidad la infracción del brasileño había sido fuera de la misma. Aunque la jugada fue rápida, la televisión mostró claramente que no era penalti. Cristiano aprovechó y puso el 3-2 parcial.

Sobre los 63, Sergio Ramos se iría expulsado tras derribar a Neymar casi en el área pequeña, cuando el ex del Santos se disponía a empatar el partido 3-3 tras recibir en fuera de juego (estaba adelantado por centímetros). Pese a que hubo contacto y el fichaje azulgrana estaba en inmejorable situación para marcar, más de uno puede considerar que el toque de Ramos no es suficiente como para que se pitara penalti. A Messi no le importó e hizo el 3-3, yéndose el de Camas a las duchas antes de tiempo.

Sobre el final, a los 83, Iniesta quiso pasar entre Dani Carvajal y Xabi Alonso pero no pudo. Reclamó falta dentro del área y Undiano se la dio. También hubo contacto y es posible que el árbitro haya acertado, pero más de un madridista se quejaría de esta acción una vez finalizado el encuentro (ver el tweet de un ofuscado Álvaro Arbeloa de más abajo). Messi volvió a facturar: 3-4.

Tras todo esto, el Clásico se calentó todavía más y hasta Cristiano Ronaldo terminó amonestado por una falta sobre Mascherano. Llegaron los cortes, las agresiones verbales, las infracciones y todo lo que suele ocurrir en esta clase de partidos. Nervios y más nervios se apoderaron de los protagonistas, que ya habían amenazado con una tangana en la primera parte.

Sigue a Nicolás De Marco en 

El tweet de Arbeloa durante el partido


Artículos relacionados