thumbnail Hola,

El técnico del Real Madrid no alineará al defensa español de centrocampista. En el Clásico de ida en el Camp Nou lo hizo y salió mal

De los errores se aprende, siempre se dice. Y es que, la experiencia, sea mala o buena, sirve para fortalecerse, para mejorar y para aprender.

El 26 de octubre del 2013, Barcelona y Real Madrid se veían las caras en lo que suponía el primer Clásico de la temporada. Gerardo Martino apostó por un once sin sorpresas, un once preescrito en las quinielas de muchos. Ancelotti, en cambio, quiso experimentar frente al eterno rival.

El técnico italiano decidió que su equipo jugase con tres centrales: Varane, Pepe y Sergio Ramos. Este último jugaría por delante de la pareja que formarían el francés y el portugués. "Fortalecer" el centro del campo es lo que buscaba Carlo. Bien, pues el experimento fracasó. El de Camas, que fue sustituido por Illarramendi a poco de iniciarse la segunda parte, estuvo muy perdido en el tiempo que jugó.

Con la entrada de Asier -centrocampista puro- y la retirada de Ramos, el conjunto merengue dio síntomas de mejora, pero fue demasiado tarde. En el minuto 78 Alexis anotó el 2-0; Jesé, recortaría distancias en el 91'. Pitido final y manos a la cabeza de Carlo Ancelotti.

Este domingo, el italiano tendrá la oportunidad de demostrar que la experiencia sirve de mucho, y de que ha aprendido la lección. Hace no mucho tiempo afirmó que "fue un error poner a Sergio Ramos de medio centro en el Camp Nou". Reconoció su error y quiere curar esa herida. Saldrá de inicio con el once de gala, con el once que, hasta el momento, le ha llevado a ser líder en la clasificación.


Relacionados