thumbnail Hola,

El grancanario ha dejado atrás su "álter ego" más problemático, sacando a la luz una personalidad más humilde y serena

El delantero del Real Madrid, Jesé Rodríguez, está atravesando por el momento más dulce de su carrera profesional. A sus 21 años está viendo cumplido su sueño de formar parte de la plantilla principal del Real Madrid, donde comparte vestuario con Cristiano Ronaldo, su gran referente y además uno de sus mayores apoyos dentro del club.

El grancanario ha demostrado ser una persona más madura y sosegada. Parte de este cambio en su actitud se debe a sus nuevos compañeros de equipo, de los que ha confesado que aún le queda mucho por aprender: “Cuando llegas a la primera plantilla que está lleno de cracks, tienes que agachar la cabeza. La personalidad hay que saber sacarla, pero hay sus momentos. He aprendido muchas cosas, y tengo que aprender todavía más”.

Jesé ha decidido enterrar el hacha de guerra y ha dejado atrás su versión más problemática, aquella por la que se perdió un total de 14 partidos por propinarle un cabezazo a un colegiado cuando aún era cadete y la misma que, en su momento, le dejó relegado de la selección.

El merengue también ha sido capaz de mostrar que además de talento, tiene tenacidad e instinto de superación, cualidades que le llevaron a proclamarse máximo goleador de la historia del Real Madrid Castilla al anotar 22 goles en Segunda División en la misma temporada, barriendo el récord de Emilio Butragueño.

En definitiva, Jesé se está convirtiendo en una clara demostración de que un buen futbolista no solo se mide por la talla de su talento, sino que es una mezcla de muchas cualidades: paciencia y tenacidad, esfuerzo y serenidad, valentía y estrategia, talento y humildad... lo que hace que un jugador sea digno de admirar.

Relacionados